viernes, septiembre 7

Eso es que pasan demasiado tiempo con las pantallitas....

Esta es la frase que he estado escuchando últimamente, demasiado para mi gusto.

Pero bueno, juzgar es el deporte nacional y opinar es gratis.





Y ya que es gratis, os voy a contar lo que opino yo.

Al igual que no le vas a dar una enciclopedia, un periódico, ni un compás a un niño con 18 meses, tampoco lo harás con un móvil o con una tablet, por que madurativamente no está preparado.

Mis enanos no han tenido contacto con dispositivos móviles antes de los 5 años el mayor, 2 años y medio el pequeño (por eso que los pequeños van al remolque de los mayores) por que antes mola más, para toda la familia, desarrollar otros sentidos de manera natural.

Y no por que seamos unos talibanes de lo que se debe o no hacer, simplemente como observadores y tomadores de la vida como viene, hemos disfrutado del aprendizaje natural que ellos iban demandando y de nuestro propio aprendizaje como padres.

La televisión siempre ha sido pantalla de acompañamiento de fondo, con dibus para ellos, y de ruido blanco para nosotros, ya que cada vez la tv se ha visto menos y menos en este nuestro hogar.

Han preferido siempre revolcarse por el suelo, saltar en los charcos, el parque, la moto, la pelota... hasta llegar exhaustos casa.


Poco a poco han ido teniendo pequeños escarceos con pantallas y consolas.
Ratitos muertos en los que ya en casa, han ido tomando contacto con algunos juegos en la tablet...

Cosa perfectamente entedible, ya que nosotros también hemos hecho lo propio; es de todos sabido que  los peques son espejos.

Pero van creciendo y cambiando sus requerimientos de aprendizaje. tienen sus propias preferencias de juego y de entretenimiento.

Hace un par de años comenzó a crecer su interés por la Play Station y Youtube (éste último anteriormente no lo usaban, por que desconocían su existencia).

Y acompañándolos en sus nuevas inquietudes, hemos permanecido desde la guía y la observación.

En la red pueden encontrar de todo, muchas veces es bueno y otras tantas es malo,  pero los valores se pueden trabajar desde todos los ámbitos y ésta es una grandiosa oportunidad para reforzarlos.

Como os he comentado en ocasiones Youtube tiene un gran coladero donde todo vale y su control parental deja mucho que desear, está claro que no todo es bueno.

En nuestro romance con Youtube hemos topado con un poco de todo, vídeos deleznables, y vídeos que son puros nutrientes para la mente.

Y para ello hay un filtro estupendo, que nunca falla, y ese filtro eres tú.

No por ello vamos a negarles la entrada en el mayor umbral de conocimiento, la oportunidad de tener todo el mundo en su mano.

Os puedo asegurar que este verano, mis enanos, han aprendido mucho más de Youtube que en todo el curso del colegio. 

Nuestros niños son ávidos devoradores de saber; y hoy existe el mejor alimento para saciar su hambre.



En está criticada, era digital, en la que mis enanos van haciendo incursión cada vez con más interés, hemos incluido poco a poco en nuestro haber estos verbos como base.

Equilibrar.
Acompañar.
Guiar.
Reforzar.
Compartir.
Aprender.

Como inciso intrapersonal os contaré que...

De pequeña tenía un hambre voraz de conocimiento, que saciaba con todo lo que estaba a mi alcance.

Por suerte soy la hija pequeña de un padre mucho más ansioso de sabiduria que yo, y con la máxima de vida: solo se que no se nada (que poseía una biblioteca infinita, en continuo reciclaje); y la hermana de 3 bastante más mayores, que han sido una fuente continua de datos.

Que decir tiene que, colegio, televisión y prensa han sido afluentes de información continua (banal o trascendente; que no solo de los libros surge el conocimiento)

Y os debo confesar que yo hubiese deseado fervientemente tener este instrumento fantástico que es internet.

Ya que, a pesar tener todo de mi parte para aprender, he estado limitada tan solo a las herramientas que facilitaba mi entorno.

Hoy, con internet, ni el cielo es es el límite.

¿Tu eres de las que piensa que pasan demasiado tiempo frente a las pantallas?

1 comentario:

  1. ¡Chapó! Estoy harta de decirlo, nuestros pequeños no están preparados para tanta información, y antes que eso hay un montón de juguetes o de cosas que nos rodean, que seguro que les motivan más. Tengo la sensación de que les dan la pantallita para que se callen y no molesten.

    ResponderEliminar

¡Deja tu comentario!