jueves, diciembre 7

Jugar "conloque"

... con lo que tienes a mano en ese momento.
De eso se trata el juego, ¿ no? de creatividad, de imaginación. Eso que vamos olvidando a medida que sumamos años y a lo que deberíamos aferrarnos bien fuerte.

En casa, además de sacarle humo a la Play Station ( que es la parte chunga de acercarse a la adolescencia), seguimos conservando el punto de caos y locura.

De modo que, así a bote pronto, se nos ocurren chuminadas como ésta que os voy a contar, con las que nos reímos de lo lindo y podemos pasar horas sin acordarnos de otra cosa.

Ésta fue una de esas ocasiones del "Joooooo, me aburro, ¿a que jugamos?" Y al mirar alrededor y ver un rotulador de tiza líquida,  se me encendió la bombilla.

Y jugamos a "pínta mi cara"( vamos, un nombre que me acabo de inventar ahora mismo por llamarle de alguna manera, jijiji)  Pero no a la manera tradicional del lápiz y papel, si no.... bueno, mejor os lo enseño.

Solo necesitamos....

1. Un rotulador de tiza líquida.


2. Una puerta de cristal, un par de hermanos para poner uno a cada lado, quien dice un par de hermanos, dice una madre y un hijo, un padre y un hijo, un abuelo o abuela y un nieto.... las combinaciones son infinitas ;-P


3. Una cara pegadita al cristal y una mano al otro lado asiendo el rotulador y muchas ganas de pasárselo pipa.

4. Comenzar a dibujar lo que nos muestra el cristal.


5. Continuar con el dibujo, tal como vemos através del vídrio y echar mano de la imaginación para convertirlo en lo que se nos pase por la mente.



De este modo tendrémos como resultado a Pequete Son Goku, y a una madre la mar de tranquila recogiendo la cocina sin que sus niños se estén matando, como siempre, por que los separa un cristal!!! Muhaaaa, jajajajajajajajaja!!!!

De nada ;-)

See  you later. Babbupi´s Mumm.