viernes, julio 27

Eres tú, siempre eres tú.

Estoy cansada de oír que la maternidad hace pasar a la mujer a olvidarse de ella misma;  de llevarla  un segundo plano.

Esa afirmación está anulando la esencia verdadera de la mujer, haciendo ver, incluso a nosotras mismas, que sólo somos una piel que cubrir de ornamentos; Que si ese no es tu objetivo primordial es que te has abandonado.



Y si, la maternidad te lleva a otro plano, pero nunca es el segundo; si no el plano esencial, hasta ahora eclipsado por capas de mentiras artificiales.

Y sí, es cierto, la maternidad cambio mi vida...

Antes era yo sola, pequeña, diminuta, amedrentada y sumisa.

Pero con mi primer hijo renació también mi yo, mi esencia,

Y fui más, mucho más....
Más responsable.
Más sensible.
Más altruista.
Más emocional.
Más activa.
Más valiente.
Más constante.
Más consciente.
Más observadora.
Más sosegada.
Más atenta.
Más sabia.
Más tolerante.
Más independiente.
Más grande.
Más fuerte.
Más luchadora.
Más empoderada.
Más yo.
Más mujer.
Más grande.
¡Grandiosa!
Gran-Diosa.

¿De veras sigues pensando que la maternidad te anula?


Y esa idea que nos venden o roban, a su antojo, de que puedes con todo, he de decirte que es cierta.

¡¡Puedes con todo!!

Puedes con tu casa.
Puedes con tu familia.
Con tus gustos.
Con tus aficiones.
Con tu trabajo.
Puedes asumir que estas cansada y descansar.
Puedes dejar que  la ropa se acumule unos días, por que no pasa nada.
Puedes irte a dar una vuelta sola, con amigas, con tu marido o con tus hijos, si se te antoja.
Puedes partirte la mandíbula de risa, o llorar como una magdalena, si lo necesitas.
Puedes ir a trabajar como  una señora seria y profesional y también saltar en los charcos con tus peques, si te da la gana.

¿Sigues pensando que no puedes con todo?

lunes, julio 16

¡¡¡Buah!!, eso te lo hago yo!!!!

¿Os suena la frase del título a frase de madre?
Pues en esta casa se puede considerar ya frase de madre.
No se si es una frase del pasado que vuelve a rebrotar o una nueva frase de madre, desde la era Pinterest.

Pero el caso es que, aquí, cuando a los enanos se les antoja algún juego, juguete, aparatejo o artefacto; en el que me parece que no se han estrujado mucho la cabeza para su creación, pero sí mucho para darle una vueltecita de Marketing buena, buena; suele escucharse de mi boca la frasecita de marras: ¡Buah!, ¡eso te lo hago yo!

Y al hilo de esta frase os voy a enseñar mi último ¡Buah, eso te lo hago yo!

Pequete se quedó por segunda vez en su vida, en uno de esos reductos guardaniños, de los hipermercados, para que los papis hagan la compra express.
Allí tenían el juego ese de pisar cacas ( muy famoso últimamente en Instagram), cuyo nombre no pienso mentar (que a mi no me lo ha regalado la marca ni nada, por eso de que tengo de blogger ya lo mismo que de torera)

El tema es que justo cuando le tocaba su turno, llegamos a recogerlo y el pobre se quedó más triste que Marco cuando su mamá le decía adiós desde  el braco rumbo a América.

Así que yo como madre amantísima (y demasiado rata, para gastarse 20 pavazos a lo loco)

Le dije aquello.... ¡Buah, eso te lo hago yo!

Pero, claro tenía que ser: ¡¡Vale pero ahora!!!!
Aprovechando que de camino al garaje del centro comercial estaba Tiger y pasamos a comprar un par de cosillas, que han facilitado que el juego en cuestión haya pasado de valer 20 pavos a 5 pavos. Y una versalidad que ya la quisiera la marca. ( creatividades a mi, ¡¡jaaa!!)

Y con esta introducción tan corta que ya os habréis dormido la mitad, pasamos a la explicación.

Nuestro juego se llama:

Como lo pises vas a flipar.

Imitando al original hemos hecho un primer intento que consiste en pisar cacas, o mejor dicho intentar no pisarlas.

Hemos utilizado para el montaje:

 - Plastelina ( hemos usado de colores, combinando amarillo, azul y rojo para formar marrón. Si compráis marrón directamente os resultará todavía más económico)

- Papel fix pizarra (que no hemos pegado al suelo para no tener que rascar después el pegamento, simplemente lo hemos fijado con algún trozo de cinta adhesiva)

- Tizas


- Papeles de colores

- 1 Rotulador

- Un saquito de tela.


Cortad la medida de papel fix pizarra que os parezca adecuado para hacer un tapete jugable.

Dibujad el paisaje que os apetezca.


Nosotros hemos elegido un paisaje relacionado con cacas, en un intento de imitar la temática ( que no el dibujo) original.

Con la plastelina hemos hecho cacas y las hemos colocado estratégicamente para que corran el riesgo de pisar alguna.

Hemos tapado los ojos del concursante al que le toque el turno.

En el saquito hemos metido papelitos con algunas pautas ( Da un paso, da dos pasos,salta a la pata coja....) Como es hand made tenemos más opciones aleatorias que en la ruleta del juego original.




Una vez sacada la pauta a seguir, el concursante ya puede aventurarse a loco objetivo de esquivar cacas.



La diversión está asegurada.

Y, ¿por que os he hablado de la versatilidad, al tratarse de un juego hadmade cuyo tapete sea un fix pizarra?

Pues por que, al igual que hemos elegido la fétida temática, podemos inclinarnos por un enjambre de abejas asesinas, los gusanos de la muerte, el valle de los dinosaurios rabiosos, o cualquier cosas que podáis dibujar en el tapete y moldear con la plastelina.

El límite es vuestra imaginación.

¿Verdad que a veces mola mucho más hacer las cosas con vuestras manitas?