Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2017

Gadgets y triquiñuelas para que los peques se laven los dientes.

Ya sabéis lo difícil que es ser madre; yo creo que a medida que van creciendo también se va incrementando el reto en cuanto a su educación.

Las etapas se complican cada vez más y la madres hacemos lo que esté a nuestro alcance, para intentar ser las mejores guías.

Mis enanos tienen ahora 9 y 6 años y se me hace un poco complicado que sean independientes con el tema de la higiene dental.

Para poder solventar este asunto del mejor modo que puedo, he buscado algunos gadgets y triquiñuelas que me hacen el trabajo un poco más fácil.

Así que hoy os voy a enseñar 3 gadgets ideales para higiene bucal de los niños.

1. Dispensador de pasta de dientes Minion. Y es que, este locuelo Minion escupirá la pasta de dientes sobre el cepillo de vuestros peques, solo hay que meterlo en la boca del bichito y hacer un poco de presión. Además podréis colgar vuestros cepillos entre sus dedos.
Se instala de manera fácil, con una pegatina sobre los ladrillos del baño.
Nosotros lo compramos en Amazon.





2.  Enjua…

Cuentos de Cuerentañera.

Todo el mundo habla de la crisis de los 40 y yo, que soy más chula que un ocho, siempre he opinado:puffff, crisis...

Pero de repente de encuentras en un bucle de desidia, y de caminar arrastrando los pies, que no te explicas ni tu. Y más tarde buscas un cambio, en un corte de pelo, haciendo deporte, poniéndote a dieta, etc, en un intento desesperado por recuperar la juventud,  que no es ni medio normal.

Y entonces, te quitas la telaraña de los ojos y te das cuenta de que tus hijos crecen, tu te haces vieja y tu estás inmersa en la temida crisis de los 40.

Como yo soy una desequilibrada de la cabeza, aunque los que no me conocéis, por que no convivís conmigo, penséis que soy una persona tímida, discreta.... eso tan solo es una coraza, pero mi verdadero yo no es tan serio como parece.

Y en esas, a raíz mi crisis galopante de los 40 y mi desequilibrio mental, que no consuela ningún triste histories de 30 segundos, se me ha ocurrido un nuevo formato con el que hacer autoterapia: El megahi…