Ir al contenido principal

Lo desconocido.

Buscas el lado bonito y lo interiorizas para volverlo afable a conveniencia para tu vida perfectamente organizada en horarios, gustos y parcelas.
Creías que aquella pieza cuadrada y pequeña de la maternidad, que guardabas para ensamblarla en la superficie rosa y con olor a Nenuco de TU tetris mental, encajaría a la perfección en TU vida perfecta.
No te han engañado con una maternidad idealizada; somos nosotras las que nos aferramos a aquel anuncio de bebé sonrosado y mamá sonriente con efluvios a aroma infantil, por qué nos conviene, por qué acopla con el cuadradito.
Pero cuando estamos inmersos en aquello raro a nuestras expectativas, sentimos el miedo muy de cerca.
Lo desconocido y por ende incontrolable da mucho miedo. 
Entonces es cuando sientes que tu pluzzle se ha sacudido y es muy incómodo parar un momento a reorganizar.
Y es desconocido por qué hoy no existen las familias que se cuiden,  ni los barrios, con vecinos que saluden, con niños que jueguen en el parque, con sobrinos, nietos y primos pequeños que estén indiferentemente en la casa de la abuela, la tía o la vecina.
Los niños, esos seres ruidosos, alegres, gritones y demandantes se han sacado de la ecuación para que podamos pensar más, si cabe, en nosotros mismos.
La maternidad se vuelve desconocida y ajena a nosotras.
No sabemos cómo duermen los niños, por qué  un nunca hemos dormido con uno. 
No sabemos cómo comen los niños, por qué jamás hemos perdido un minuto en darle de comer a uno. 
Ni siquiera sabemos que los niños juegan todo el rato, que son libres, que no entienden de horarios, que desconocen la noción del tiempo. Y que nos necesitan.
Entonces leemos manuales, en los que nos dirán, a beneficio de una sociedad sumamente estructurada, lo que tenemos que hacer. 
Y así continuar con una vida perfecta, con horarios marcados y rigor militar, para que todo encaje, ara que puedas seguir con TÚ vida, sin ruidos de más.
La maternidad te cambia la vida, dicen.... Volviendo a sacar del problema aquello que debía ser el dato más importante del planteamiento.
La vida es un cambio continuo, es la evolución del niño ( ese que estamos olvidando que una vez fuimos), al hombre, del hombre al padre, del padre al anciano.
Y cada etapa lo remueve todo, lo transforma todo y lo acatamos todo de manera natural. 
Tomamos cada ciclo como viene, menos el ciclo que debería considerarse epicentro; el ciclo gracias al cual existimos: La maternidad.
Si queremos salir de ese miedo a lo desconocido, transformarlo en felicidad (calidad de vida), quizás deberíamos acercarnos a conocer lo desconocido y aceptar de manera natural, lo natural. 

Comentarios

  1. Madre mía Jeni, que maravilla de post, cómo se me pasó! El miedo a lo desconocido tal vez, pero también el afán a desterrar la responsabilidad y delegarla en otros.. es más fácil decir: me engañaron con esto de la maternidad, que recomponer el puzzle como tu bien dices.
    Un abrazo,
    Me ha encataaAAAdo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario!

Entradas populares de este blog

Sacos de dormir.

Pues si, me crecen los enanos, y Pequete ya no cabe dentro de su saquito, bueno de ninguno de ellos.

A su misma edad Grommy ya llevaba más de medio año durmiendo en la cama de mayores, por lo que estaba acostumbrado a dormir con el nórdico. Además  hacía muchísisisimo más frío que ahora por lo que teníamos la calefacción " a todo piñote" como decimos en mi casa ( es que somos muy finos, oiga) y en caso que se destapase no había problema.

Ahora duermen los dos en la misma habitación y Pequete acaba de pasar oficialmente a la cama de mayores. La cuna será desmantelada este finde, snifff, pena infinita

Pensábamos que ya no íbamos a requerir más los servicios del saco de dormir y le dejaríamos el nórdico, pero.... craso error; Pequete se mueve más que una anguila ( teníamos que haberlo presupuesto por las patadas ninja que practicaba durante el colecho y por encontrarlo a veces con la cabeza en los pies de la cuna y el culo en pompa cuando paso al cuarto de Grommy)

Así que nos l…

Cunas colecho.

Siempre he querido hacer este post, por que yo se lo que padecemos las mamis cuando somos primerizas.

En mi post de colecho os contaba por que acabamos metiendo al bebé en nuestra cama.
Y es que nosotros tuvimos una minicuna heredada de mi hermano; por cierto muy bien amortizada, por que ha pasado por 6 bebés y sigue impecable.

Era de este tipo:


La verdad es que nos vino muy bien para llevar al bebé allá donde estuviésemos nosotros durante el día. Pero por la noche, al tener los laterales de tela, no veía al bebé y me pasaba las noches en vela aunque el bebé no dijese ni mú.
No compramos una cuna colecho por que me sabía mal, gastarme el dinero estando esta tan nueva. Aunque continuó nueva ya que Grommy acabó en nuestra cama para poder dormir todos tranquilos.

Si tienes que comprar cuna y quieres tener a tu bebé al alcance de la mano; por que te da miedo chafarlo los primeros días, o por que prefieres que cada uno disponga de su espació. Aquí os dejo algunos modelos de los que existen…

La mascota del cole.

Se acaba el colegio y antes de que empiece el siguiente curso convocan las reuniones para el siguientepresentar a la profesora y explicar un poco como será su método de trabajo, etc.

La reunión de Pequete fue hace escasamente una semana. A la profesora que impartirá sus clases ya la conocía, por que es la misma que fuera la de Grommy en su primer año. En este caso se encontraba de baja y la impartió la profe de Grommy de este pasado curso. 
Se hablo de muchas cosas y entre ellas del proyecto que llevará un perrito como mascota.

Explicaron para las mamás que escolarizaban por primera vez en que consiste el tema mascota.
La mascota del cole es el personaje que aparece en los libros del proyecto que llevan ese año escolar, en este caso en forma de peluche.
Este peluche, acompaña cada viernes a un niño de la clase, para que pase con el el fin de semana.
En caso de que la mascota vaya acompañada de libro viajero, se plasmará allí un poco de la historia vivida con el bichillo en cuestión o…