Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2017

Lo desconocido.

Buscas el lado bonito y lo interiorizas para volverlo afable a conveniencia para tu vida perfectamente organizada en horarios, gustos y parcelas. Creías que aquella pieza cuadrada y pequeña de la maternidad, que guardabas para ensamblarla en la superficie rosa y con olor a Nenuco de TU tetris mental, encajaría a la perfección en TU vida perfecta. No te han engañado con una maternidad idealizada; somos nosotras las que nos aferramos a aquel anuncio de bebé sonrosado y mamá sonriente con efluvios a aroma infantil, por qué nos conviene, por qué acopla con el cuadradito. Pero cuando estamos inmersos en aquello raro a nuestras expectativas, sentimos el miedo muy de cerca. Lo desconocido y por ende incontrolable da mucho miedo.  Entonces es cuando sientes que tu pluzzle se ha sacudido y es muy incómodo parar un momento a reorganizar. Y es desconocido por qué hoy no existen las familias que se cuiden,  ni los barrios, con vecinos que saluden, con niños que jueguen en el parque, con sobrinos, nieto…