Ir al contenido principal

El cuento de la crisálida.

Os voy a contar un cuento.
Quizás el de cenicienta, o quizás no. No, nadie tenía que salvar al la protagonista, ella sola sabía salvarse.

Quizás Pulgarcito, por que la prota era pequeña, por que era la pequeña, por que se sentía pequeña.

Quizás, un cuento de vida cotidiana, de protagonista cotidiana.

Os voy a contar un cuento, mi cuento...

Erase una vez una niña que no sabía jugar con muñecas, solo las vestía y las desvestía, y las vestía con harapos.
Erase, que se era una niña, que no sabía crear juegos con un ser plástico.
Y cuando lo hacía siempre repetía la misma recreación.

Su princesa, no era tal, era una chica pobre, mal vestida y mal peinada a la que nadie prestaba atención.
Siempre escondida bajo 3 mantos hechos jirones.

Todo el mundo vivía su vida perfecta, con sus ropas y maquillajes perfectos, ¿quien repararía en aquella chica ¿mugrienta?

Un día en un empleo la contrataron y comenzó a despuntar sobre el resto, en esfuerzo, en creatividad, en valía.

Algunos,  por miedo empezaron a mirarla de soslayo.

Una noche de fiesta de empresa por primera vez fue invitada.

Aquella noche a sabiendas de que había podido demostrar tanto, solo entonces se quitó aquellas ropas raídas, que cambió por un aspecto impecable.

Al presentarse en la fiesta, todos se sorprendieron ante la aparición de tanta belleza.

¿Quien era aquella chica?   

Todo el mundo se quería acercar a ella.

Ella, les miró de soslayo, como antes le hicieron, siguió su camino, y prefirió no mezclarse con aquella gente que con anterioridad si quiera sabía de su existencia.

Y así jugaba la niña, una y otra vez, una y otra vez.....







Comentarios

Entradas populares de este blog

Sacos de dormir.

Pues si, me crecen los enanos, y Pequete ya no cabe dentro de su saquito, bueno de ninguno de ellos.

A su misma edad Grommy ya llevaba más de medio año durmiendo en la cama de mayores, por lo que estaba acostumbrado a dormir con el nórdico. Además  hacía muchísisisimo más frío que ahora por lo que teníamos la calefacción " a todo piñote" como decimos en mi casa ( es que somos muy finos, oiga) y en caso que se destapase no había problema.

Ahora duermen los dos en la misma habitación y Pequete acaba de pasar oficialmente a la cama de mayores. La cuna será desmantelada este finde, snifff, pena infinita

Pensábamos que ya no íbamos a requerir más los servicios del saco de dormir y le dejaríamos el nórdico, pero.... craso error; Pequete se mueve más que una anguila ( teníamos que haberlo presupuesto por las patadas ninja que practicaba durante el colecho y por encontrarlo a veces con la cabeza en los pies de la cuna y el culo en pompa cuando paso al cuarto de Grommy)

Así que nos l…

Cunas colecho.

Siempre he querido hacer este post, por que yo se lo que padecemos las mamis cuando somos primerizas.

En mi post de colecho os contaba por que acabamos metiendo al bebé en nuestra cama.
Y es que nosotros tuvimos una minicuna heredada de mi hermano; por cierto muy bien amortizada, por que ha pasado por 6 bebés y sigue impecable.

Era de este tipo:


La verdad es que nos vino muy bien para llevar al bebé allá donde estuviésemos nosotros durante el día. Pero por la noche, al tener los laterales de tela, no veía al bebé y me pasaba las noches en vela aunque el bebé no dijese ni mú.
No compramos una cuna colecho por que me sabía mal, gastarme el dinero estando esta tan nueva. Aunque continuó nueva ya que Grommy acabó en nuestra cama para poder dormir todos tranquilos.

Si tienes que comprar cuna y quieres tener a tu bebé al alcance de la mano; por que te da miedo chafarlo los primeros días, o por que prefieres que cada uno disponga de su espació. Aquí os dejo algunos modelos de los que existen…

Miércoles Mudo 54. Al coleeeeeee!!!