viernes, febrero 19

Niños ordenados, familias felices.

¿Alguna vez os he comentado que mis hijos a medida que van creciendo más guarros se hacen y este tema me enfada muchísimo?

¿ Que por que me da tanta rabia? Por que no es así como los he educado, no es así como eran hasta hace un año.

Contaban con 6 meses cuando  los llevaba al bracito hasta la basura para que ellos solitos tirasen su pañal.
Era un juego, pero poco a poco iba creándoles rutina.
¿ Una chuminada? Puede ser...

Pero en mi casa hay una norma sagrada o mandamiento de la ley de Dior,  por encima de cualquier otra norma que no sea no matarás: Para sacar un juguete tienes que guardar el anterior.

No, no soy el espíritu de Mr. Proper, actualmente Don Limpio ( esa es mi hermana ;-))
No les coarto la creatividad no dejándoles hacer inventos con miles de juguetes o ropas o lo que les apetezca.


No soy una explotadora de menores y  por eso quiero que lo hagan ellos para no hacerlo yo; si necesitan ayuda, su madre les ayudará siempre.
No soy una histérica de la limpieza, mi casa no es Pinterest, os lo aseguro.

Y, ¿por que hago todo esto?:

Llamadme loca, pero no me gusta andar por casa dando saltos o haciendo eslálom por el salón y no me da mucho gustito clavarme una pieza de lego en el pinrrel; que en casa somos mucho de andar descalzos.
Me gusta andar sobre suelo sólido libre de obstáculos.
Me gusta saber que existen muebles en mi salón, que mi baño es de color blanco, y no rosa de pasta de dientes.

Y por eso estas son mis frases de madre, cuando les entra la pereza mortal a la hora de recoger lo que sea y apelan a la pena para que lo recoja yo:

1. -¿ Tienes manos? Úsalas.

2.- Quien lo saca lo guarda.

3-Quien lo ensucia lo limpia.

4- Yo no soy tu esclava.

5- A mi me cuesta el mismo trabajo que a ti.

6-Y mi favorita: ¡¡¡¡Ni mamá, ni mamó!!!!

No creáis que que soy una madastrona ( bueno un poco si ;-)), cuando les digo estas frases ya les he explicado previamente el por que de todo esto, intentando que se metan en mi piel o yo en la suya; para que vayan dando sentido a todas estas normas rarunas que tiene la vida.

Y fuera de coñas, que pretendo con esto (que parece una gilipollez de mamá desquiciada)



Enseñarles disposición estructural, que les hará más fácil pensar en orden en todos los ámbitos.

Respeto al trabajo y el esfuerzo de los demás y al suyo propio. 

Responsabilidad, que les permita pensar, administrar, gestionar y crear conciencia de sus actos. 

Corresponsabilidad o lo que es lo mismo el reparto de responsabilidades, todos contribuímos para que la convivencia sea mejor, en todos los entornos, tanto en esfuerzo físico como emocional.




Como para los niños lo más inteligible a sus sentidos es el ejemplo, así es como les voy explicando.

Ejemplo juguetes:
¿Cuantas manos tienes? 
¿Cuantos juguetes tienes? 
¿Puedes jugar a la vez con todos? 
Entonces ve sacando los que vayas a usar en la medida que los necesites, así luego será mucho más fácil recoger que teniendo que recoger una tonelada de una sola vez, de ese modo luego no tendrás que pedir ayuda, ¡Todos colaboramos! 
Esto lo suelo utilizar con el Pequeño para que lo entienda mejor.

Ejemplo con el mayor:
Mesa de cristal recién limpia, me ha visto limpiarla hace un minuto, planta sus manazas y no pasa nada ( cosas de niños), saca punta al lápiz, me mira y tira las virutas a la mesa....

¿Sabes que mamá acaba de limpiar la mesa? 
¿Sabes que para mi ha sido un trabajo costoso?  
Me gusta que respeten mi trabajo y mi esfuerzo.
¿Que te parecería si después de haber hecho las operaciones de mates llegase yo y te las borrara? 
¿ Como te sentirías?  
Así me siento yo.
Vamos a intentar respetar el trabajo de los demás.
Si todos ayudamos, todos nos sentiremos mejor.

En la medida de lo posible vamos teniendo, entre todos, nuestros espacios vitales, medianamente habitables y aprendemos a valorar el esfuerzo ajeno.

Os confieso que las frases de madre no funcionan con ellos ( ahora, yo me quedo más a gusto que un arbusto ;-P)

Pero hay dos frases que SI funcionan a la perfección:

- Es tu responsabilidad.

- Todos colaboramos.

Si, si la teoría parece muy fácil, no lo es. Es super cansino educar dando razones, mucho más que con un ,a veces deseado: "y punto"

Pero os digo un secreto, si de pequeñísimos  tienen esa capacidad de orden, no los hagamos menos capaces.



Esto no es un dogma de fe ni una lección, cada uno tiene que probar lo que mejor les funcione a ellos para hacer más fácil la convivencia. Solo os comparto algo que a nosotros nos funciona bastante bien y que espero que a algunos os pueda ser de utilidad.

Y como dijo la gran Maria Montessori: "Ayúdame a hacerlo sin tu ayuda"

See you later. Babbupi's Mumm.

lunes, febrero 8

El amor de Splat.

Se acerca San Valentín, época de recordar que nos queremos mucho, como la trucha al trucho y todas esas cositas bonitas del amor, que deberíamos recordar todos los días.



Para celebrarlo Boolino nos ha hecho llegar El Amor de Splat., de Ediciones Jaguar.

Un libro con unas ilustraciones la mar de tiernas, donde Splat un gatito negro de apariencia blandita y aterciopelada, nos cuenta su preocupación y sus cosquillitas en la tripa cada vez que ve a Kitten; y como quiere hacerle saber que le gusta, aprovechando San Valentín.



Es un recurso estupendo para que los peques entiendan físicamente que se siente cuando quieres a alguien. 



Tal vez la forma en que Kitten le trata cada vez que Splatt se acerca a ella no es la  adecuada.
Quizas Kitten tenga una educación de base equivocada, que hace que Splatt se sienta triste y confundido.



En esta parte, el libro me crea sentimientos contradictorios (ya que me entristece que Kitten no sepa cual es el modo que debe usar y utiliza el menos idóneo)

Pero lejos de descartar el libro, por que aparezca algo que no me resulte cómodo, lo veo como una buena herramienta ejemplarizante de lo que no se debe hacer, cuando alguien te gusta, ni siquiera con alguien que no te guste.


El medio ideal para explicar a los pequeños que el dialogo es muy importante para evitar malentendidos.

A mi me ha servido bastante para poder explicarles, con este recurso, algo que, desafortunadamente, ocurre más veces de lo que desearíamos, en su entorno.

Por suerte el final, es un final feliz, Kitten no era tan mala, solo que.... bueno, tendréis que leerlo.




See you later. Babbupi's Mumm.