jueves, enero 21

Patinando sobre hielo con Kinder.

Casi, casi acabando las vacaciones de navidad, y guardando lo mejor para el final, fuimos a patinar sobre hielo gracias a @kinderice.

Era algo nuevo, ya que los enanos no lo habían probado todavía, y sabíamos que sería una mañana de las de guardar en el baúl de los recuerdos.

El lugar, uno de los más bonitos de Valencia, La Plaza del Ayuntamiento, Que para los que seáis de fuera os diré que es visita obligatoria, por que es una maravilla.


Comenzamos con un poco de miedo nuestra aventura, pero muy emocionados.




El peque, se agarró a uno de los trineos para ver si así tenía más autonomía. Pero viendo que aquello se movía fuera de su control optó por la otra postura, más cómoda e ideal para ganar a su hermano en una carrera.



Tras algunas vueltas y un par de culazos fuimos entrando en calor, ya nos sobraban hasta las chaquetas.



Pequete que es el más audaz de la familia, se aventuró a soltarse ya de la manita. Con un par de horas más hubiera acabado patinando solito.
Eso si, salió con una idea firme, le teníamos que volver a traer otro día y además  ( aprovechando la tesitura e imbuido por el espíritu invernal que evocaba el entorno ) nos sugirió ( más bien nos echó la bronca ) que deberíamos llevarlo a ver la nieve, que todavía no la ha visto.


Al terminar, corrimos raudos a reponer nuestros niveles de Nutella, ya que andaban ya un poco flojos y de paso ser un poco solidarios ya que la recaudación iba destinada a una buena causa.



Y aunque la Nutella nos hacía falta en casa, la tentación del Kinder gigante fue demasiado fuerte para obviarla.



En resumidas cuentas, una mañana estupenda.
¡Gracias Kinder!


0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario!