sábado, agosto 1

Manualidades en 20 minutos: La trampa de avispas más cuqui del mundo.

¡ Estamos de vacaciones!!! Siiii, que chuli,, que diver todo.... bueno, todo, todo....
Hay un pequeño inconveniente:¡¡¡ Las avispas están descontroladas!!!  No nos dejan almorzar en el porche, no dejan merendar a los peques en su tienda de campaña.

En cuando sale algo de comida o de bebida de casa parece que estén inbuidas por el espíritu del mismísimo Belcebú.
Vuelan rápidas, nerviosas... se acercan sin miramientos, no temen a manotazos, ni a matamoscas ni a nada.

Tras hacerles un picnic de papas y coca cola, que rechazaron muy poco cortésmente, la semana pasada le picaron a un amiguito de los peques ¡a través de la camiseta!! ¡No tienen vergüenza avispil!

Hasta ahí llego mi paciencia;  yo normalmente soy muy pacífica pero, vamos hombre, hasta ahí podíamos llegar.
Esto era ya algo personal entre ellas y yo.

Así que pensé en una trampa de avispas. Sabía que habían algunas trampas que se hacían con botellas de plástico.
Pero, yo poner algo tan cutre colgando.... como que no. Tenia que hacer la trampa más cuqui del mundo.




Vi en Pinterest un búho de lo más molón y pensé: Esto, con unos apañitos, lo convierto yo en una trampa.
Así que manos a la obra.

1. Dividimos una botella de Coca Cola como en la imagen y cortamos las divisiones.
2. Pegamos con celo la cabeza al cuerpo.
3. Pegamos el embudo por el que entrarán las avispas ( que es el cuello de la botella) Por el que, como decían en aquel capítulo tan chulo de ardillas de Hora de aventuras: "Si entras ya no sales"
4. Dibujas el búho con rotulador permanente.
5. Lo pintas con pintura acrílica ( de otro tipo no sirve por que el plástico la escupiría)
6. Haces tres agujeritos pequeños para meter una cuerda.
7. Lo cuelgas y metes el menjunje cebo para las avispas.


Mejunje:
Azúcar y agua, agua y  vinagre, cerveza, refrescos, o cualquier cosa dulce. Si metéis algún trocito de carne o fuet acudirán antes, pero es un poco más guarreria.

Si sois amantes de los bichejos haced la trampa sin embudo y con un poco de suerte irán a comer allí y os dejarán comer tranquilos.
Si os importa un pimiento con embudo y ya sabéis: si entras ya no sales.
Nosotros hemos hecho una de cada a ver.
Igual no cae ninguna avispa, pero,  y lo mono que queda el jardín?


See you later. Babbupi's Mumm.




4 comentarios:

  1. Me lo apunto para hacerlo en versión menos mona, que las manualidades se me dan fatal. Gracias por el truco!

    ResponderEliminar
  2. Oye pero que ideaza....me encanta, eres una crack...y qué pronto te has puesto a ello ...mira que fuímos pesada con lo de que hicieras post jeje

    ResponderEliminar
  3. jajaja, son un verdadero coñazo las avispas! Ayer mismo hicimos nosotros barbacoa y cuando ya me harté me bajé la raqueta eléctrica y no veas el exterminio que hicimos! Es que siempre les pongo su picnic y nos dejan un poquito en paz pero ayer ni eso servía! Probaré tu truco desde luego. Un besito.

    ResponderEliminar
  4. Ya te leí el otro día, cuéntanos, han funcionado bien ¿no?

    ResponderEliminar

¡Deja tu comentario!