jueves, enero 22

Nuevo concepto de Cafetería-Sandwichería

Estas navidades desde Deli&Cia me hicieron llegar un obsequio de lo más suculento.
Yo como blogger de pacotilla y con poco tiempo no he tenido ni un hueco para poder contaros que me pareció.
Pero como es de bien nacidos ser agradecidos os cuento un poco.

Primero os explico en que consiste Deli&Cia. Es una nueva marca de restauración de Áreas, que ofrece productos frescos y naturales, listos para llevar y consumir.
Podréis encontrar Deli&Cia en los principales aeropuertos españoles y los distinguiréis por su imagen urbana y su carácter práctico.

Todo esto llevaba nuestra cajita morada, que decir sobra que nos enamoró ya solo envoltorio. La caja que veis al fondo era una caja monerrima, grande  de cartón duro a la que le he encontrado muchísima utilidad.

Y todos estos productos rellenaban su interior.
Era todo tan bonito que daban ganas de comerse hasta la bolsa.
Además de llegar en unas fechas estupendas, elegidas al detalle,  en las que parece que cualquier elemento recibido gana puntos.


Los macarons son lo primero que probamos. Los que me conocéis bien sabéis de mi afición/vicio por cocinar... bueno cocinar... comer macarons.
Os diré que aunque su presentación nos llamó la atención, por que su foto decía cómeme, no son macarons reales, son más parecidos a una galleta. 
Así que si sois eruditos macaronianos encontraréis que cojean un poco. Pero por otro lado, y para la alegría de mis hijos que odian la almendra, encontraron una deliciosa galleta en forma de macarrón. Así que éxito en los peques 10/10.



Este fue mi favorito, se trataba de chips de tubérculos autóctonos de la Patagonia.
Ideales para acompañar una carne por su sabor intenso y delicioso. Abri el paquete y comerlos directamente es otra opción, aunque le quita un poco la gracia comerlo como si fuesen papas normales.



Sin duda el producto estrella de  fue esta bolsita. 
Snaks de maíz, sin más, pero los mejores que he comido. Vamos, que fue una pena que se acabasen enseguida.




Estas galletas no las probó más que el miembro de la familia que intercepta cada galleta de mantequilla que entra por la puerta de nuestro hogar, y ese fue Grommy, el cual dijo que además de bonitas estaban muy buenas.



En fin, que fue una estupenda manera de alegrarnos un poquito más la navidad.

Por si queréis saber un poco más de lo que encontraréis en el aeropuerto cuando el hambre os aceche os lo enseño por un agujerito.


Y con esto y un bizcocho me despido diciendo que aquí una catadora encantada de que le envíen cositas que ganan por el estómago.

See you later. Babbupi's Mumm.

2 comentarios:

  1. Tomo nota, que mañana vuelvo a viajar, a ver si las encuentro.

    ResponderEliminar
  2. De hecho, ahora que he visto el video, creo que hemos cogido algo en estas cafeterías en nuestro último viaje con las niñas.

    ResponderEliminar

¡Deja tu comentario!