lunes, agosto 18

Pequete Loves Montessori


Tenemos a la vuelta de la esquina la vuelta al cole. Algo ya consabido por todos y normal para muchos.

Peeeerooo, nosotros tenemos un reto por delante.

Como ya sabéis Pequete es un tipo de carácter, un niño que no se conforma con lo que le digamos los demás, un señorito de ideas propias muy difícil de convencer.

En el curso anterior, contábamos con que era más pequeño, con menos obligaciones, con una profesora del amor, que lo conocía y sabía por donde había que llevarlo.
Pero en los últimas días de curso, incluso a ella se le hizo un poco cuesta arriba poder torear a un niño resabiado, inconformista y además cansado de toooodo un curso.

En este curso que viene, se les supone más mayores,  les enseñarán a escribir bien, y a hacer sus primeros pinitos con la lectura.

Y ya se de antemano las visitas que voy a hacer al aula de Pequete por petición de su profesora.

Pequete ,aunque es un niño extremadamente maduro para su edad y listo donde los haya,  odia aprender por imposición.
Ya me lo dijo la profe del pasado curso: nunca tendrá problema con los conceptos, pero sí tendrá problemas con su comportamiento.

Pequete es un nativo digital, un niño de nueva generación, que no se deja pensar por otros, lo tiene que hacer por si mismo, cuando él lo decide y del modo que a él le parece más divertido.

Por desgracia, la educación actual no está preparada para estas nuevas generaciones de librepensadores.

Está claro que tiene que aprender que hay que hacer las cosas en comunidad, por que no vive solo y tiene que asumir que hay cosas que se deben hacer a su tiempo.
En ello estamos trabajando desde casa.
Y como sé positivamente que su conducta le va a impedir poder trabajar en los conceptos, también desde casa estoy intentando trabajarlos de la manera que a él le gusta: jugando.

Este verano,  no he conseguido ni que escriba una A en la libreta de caligrafía que nos recomendaron, pero sí he conseguido esto.




Y es que Pequete adora Montessori, cada día me pide jugar a ese juego tan chulo de la arena y si puedo hacerle más fichas de dibujitos para que él repase el nombre y ponga las pinzas.

Ahora solo cruzar los dedos para que la educación en este país empiece a comprender que los niños aprenden jugando, intentar exprimir el tiempo para poder dedicarle a él ese refuerzo que necesita y cargarme de kiiiiilos de paciencia para explicarle que en el cole tiene que hacer lo que hacen los demás.

See you later. Babbupi's Mumm.


4 comentarios:

  1. Ese juego es una pasada, los niños aprenden cn facilidad y hasta rápidamente. Es lo mejor que has podido hacer ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta, estoy poniendo empeño en el asunto. Tendre q ir robando ratitos para nuestro propio homeschooling

      Eliminar
  2. Me ha encantado la entrada, a la educación de este país le faltan muchos pasitos por dar! y me guardo la idea última para mi peque. Saludos playeros.

    ResponderEliminar
  3. Claro que sí! Ese es el camino: darle la confianza y recursos para que sigan su propio camino con ilusión y motivación propia. Cuando son tan pequeños te tocará ayudarles a comprender que se puede disfrutar del sistema aprovechando su individualidad sin tener que romper con él. Ellos luego encuentran sus estímulos de forma propia, pero les ayuda ahora a comprender qué ocurre a su alrededor y con ellos. La motivación y autoestima es fundamental. Queremos más actividades! :))

    ResponderEliminar

¡Deja tu comentario!