Ir al contenido principal

Y un huevo!!!

Este post me va a costar un poquitín escribirlo, por que esta historia me pasó hace ya 5 años y pico. O lo que es lo mismo, cuando estaba embarazada de Grommy. Así que entre mi poca memoria y que ha pasado muuucho tiempo voy a ser breve.

Bueno pues.... al lío.

Rondaba el año 2008  finales de enero serían, me quedaban días para dar a luz.
Y aunque dicen que el embarazo y agudiza el ingenio ya que el cerebro comienza a prepararse para ser más multimedia que nunca; para mi que en mi cerebro se había instalado el sr pez y su escasa memoria y el sr. olla y sus idas ( que por cierto se instalaron para siempre convirtiéndome en una madre de las que están pa allá)

El caso es que se acercaba la hora de cenar y como se había hecho tarde y me apetecía poner huevo hervido en la ensalada, pensé ( bueeennooo.... pensé, pensé, pensé más bien no pensé) que si lo metía en en microondas ahorraríamos tiempo.

Papilín me dijo, ¿pero que haces?, a lo que yo repuse: nada meter el huevo en el microondas, que mi madre lo hace así.

Metí un bol con agua y el huevo en su interiór. Pi, pi, pi, pi, dos minutos....
Pretendía que el huevo se hirviese allí.

Papilín siguió con su parte de la cena, el gato Richarl estaba sobre el microondas, supervisando la operación y... pipipíííí... el microondas que acaba.

Tiro el agua del bol, cojo el huevo, me dispongo a pelarlo y........ POMMMMMMMMMM!!!!!!!
Una macro explosión me dejó en shock durante unos minutos.
Bueno, a mi, a papilín y a Richarl.
Cuando reaccioné, dije: El gato, el gato, el gato, ¿ esta bien en gato?
Papilín: ¿ Te has quemado?, ¿ te duele algo?, ¿ estás bien?
Yo: Si, si estoy bien, me he quemado un poco los brazos a piquitas pero el bebé ha dado un salto que se me ha subido a la garganta.

Había huevo por toooooda la cocina, y con toda me refiero a toooooda.
¿Sabéis el huevo hilado ese que se hace en navidad? Pues en un segundo había redecorado mi cocina con guirnaldas de huevo hilado, hasta el techo.

Ah!, pues no, mi madre no lo hace así, resulta que lo casca, lo mete en una taza y le pincha la yema. ¡¡Cachis!!

En principio no sufrimos daños mayores, pero cuando a los poco días al estar en la sala de dilatación y el ginecólogo me dijo ,tras 12 horas de dolores de la muerte, que el bebé estaba demasiado alto, pensé: ¡¡Coño el huevo!!

Las madres nos parecemos mucho y no soy la única loca de la blogosfera que ha tenido percances con microondas y huevos, aquí podéis ver el post que hizo en su día Desmadreando, en su colaboración con BabyCenter, donde yo dejé mi comentario con un trocito de esta historia.

Moraleja:

1. Los microondas y los huevos enteros son incopatibles
2. Los cambios de temperatura extremos pueden provocar explosiones.
3. Si no estás segura de como hace tu madre el huevo en el microondas, llámala para preguntarle, no inventes, no inventes!!!!

De modo que ni se os ocurra meter un huevo para hervirlo en el microondas, sobretodo si sois hombres u os pillareis el otro con la puerta X-P

See you later. Babbupi's Mumm.




Comentarios

  1. Jajajajajaja cómo me he reído!! Nunca se me ocurriría meter un huevo en el micro desde que una compañera de trabajo estuvo más de dos meses de baja por el mismo accidente que tu... Casi pierde un ojo, se le clavaron esquirlas de cáscara, a parte de las quemaduras...
    Lo de las idas de olla y la memoria de pez me da a mi que es algo inherente a la maternidad, creo que todas nos quedamos un poco pa'allá!
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajajaja ¡Eres la mejor contando historias divertidas! Eso sí, menudo susto maja !

    ResponderEliminar
  3. Vaya susto! Jajaja me he reido mucho leyendote pero no me gustaria haberme visto en tu lugar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ni se me habría ocurrido lo del huevo, qué susto.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja a mi me pasó pero me explotó. Dentro del microondas. Lo dejo superasqueroso pero al menos asi no me peto en la cara

    ResponderEliminar
  6. Madre mía menos mal que yo soy muy anti microondas!!!!! Porque sino seguro que también meto un huevo

    ResponderEliminar
  7. ¡Jajaja! Huiremos de los huevos en el microondas al menos hasta después del parto.

    ResponderEliminar
  8. Jajajaj, tía, menos mal que lo cuentas, y pones la receta real, porque ya estaba a punto de meter el huevo en el microondas.
    Yo recuerdo una vez, en casa de mi tía, que me hizo una tortilla en el microondas. Malísima. Potativa. Horrible. A partir de ahí, las tortillas en la sartén de toda la vida.

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja cómo me salté yo esto? Menuda historia! XD
    yo soy poco amiga del microobdas a la hira de cocinar, no sé cómo usarlo, seguro q me habrIa pasado lo mismo.

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja cómo me salté yo esto? Menuda historia! XD
    yo soy poco amiga del microobdas a la hira de cocinar, no sé cómo usarlo, seguro q me habrIa pasado lo mismo.

    ResponderEliminar
  11. jajajjaja a mí me pasó algo similar, sólo que en mi caso mi abuela tenía por aquí un recipiente precisamente para hacer los huevos en el micro, pero yo me pasé del tiempo y explotó dentro xDDDDDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario!

Entradas populares de este blog

Sacos de dormir.

Pues si, me crecen los enanos, y Pequete ya no cabe dentro de su saquito, bueno de ninguno de ellos.

A su misma edad Grommy ya llevaba más de medio año durmiendo en la cama de mayores, por lo que estaba acostumbrado a dormir con el nórdico. Además  hacía muchísisisimo más frío que ahora por lo que teníamos la calefacción " a todo piñote" como decimos en mi casa ( es que somos muy finos, oiga) y en caso que se destapase no había problema.

Ahora duermen los dos en la misma habitación y Pequete acaba de pasar oficialmente a la cama de mayores. La cuna será desmantelada este finde, snifff, pena infinita

Pensábamos que ya no íbamos a requerir más los servicios del saco de dormir y le dejaríamos el nórdico, pero.... craso error; Pequete se mueve más que una anguila ( teníamos que haberlo presupuesto por las patadas ninja que practicaba durante el colecho y por encontrarlo a veces con la cabeza en los pies de la cuna y el culo en pompa cuando paso al cuarto de Grommy)

Así que nos l…

Cunas colecho.

Siempre he querido hacer este post, por que yo se lo que padecemos las mamis cuando somos primerizas.

En mi post de colecho os contaba por que acabamos metiendo al bebé en nuestra cama.
Y es que nosotros tuvimos una minicuna heredada de mi hermano; por cierto muy bien amortizada, por que ha pasado por 6 bebés y sigue impecable.

Era de este tipo:


La verdad es que nos vino muy bien para llevar al bebé allá donde estuviésemos nosotros durante el día. Pero por la noche, al tener los laterales de tela, no veía al bebé y me pasaba las noches en vela aunque el bebé no dijese ni mú.
No compramos una cuna colecho por que me sabía mal, gastarme el dinero estando esta tan nueva. Aunque continuó nueva ya que Grommy acabó en nuestra cama para poder dormir todos tranquilos.

Si tienes que comprar cuna y quieres tener a tu bebé al alcance de la mano; por que te da miedo chafarlo los primeros días, o por que prefieres que cada uno disponga de su espació. Aquí os dejo algunos modelos de los que existen…

La mascota del cole.

Se acaba el colegio y antes de que empiece el siguiente curso convocan las reuniones para el siguientepresentar a la profesora y explicar un poco como será su método de trabajo, etc.

La reunión de Pequete fue hace escasamente una semana. A la profesora que impartirá sus clases ya la conocía, por que es la misma que fuera la de Grommy en su primer año. En este caso se encontraba de baja y la impartió la profe de Grommy de este pasado curso. 
Se hablo de muchas cosas y entre ellas del proyecto que llevará un perrito como mascota.

Explicaron para las mamás que escolarizaban por primera vez en que consiste el tema mascota.
La mascota del cole es el personaje que aparece en los libros del proyecto que llevan ese año escolar, en este caso en forma de peluche.
Este peluche, acompaña cada viernes a un niño de la clase, para que pase con el el fin de semana.
En caso de que la mascota vaya acompañada de libro viajero, se plasmará allí un poco de la historia vivida con el bichillo en cuestión o…