Ir al contenido principal

150 palabras: Tan diferentes... tan iguales.






Ser un pepino no era fácil en un mundo de cerezas. Ellas tan rojitas, redondas, con armónica forma y textura.
Ser alargado, verde e irregular no ponía la cosa sencilla, resultaba complicado pasar desapercibido. 

La angustia de ser diferente hacía al pepino pasar mucho tiempo escondido en un armario.  

Y allí, en soledad, se apartaba del resto, pero no conseguía calmar su ahogo; en ocasiones lloraba de tristeza.

Un día una cereza pequeña, que encontró aquel armario, abrió la puerta y halló al pepino entre sollozos.

Tomó su mano y le sacó de allí; le explicó que en el mundo habían muchas frutas y verduras y todas aportaban vitaminas, fueran verdes, rojas o amarillas y tuviesen la textura que tuviesen.

Aquel día el pepino se dio cuenta de que en la variedad está el gusto, y pudo vivir en el huerto sintiéndose de nuevo como pez en el agua.


                                     --------------------------------------------------------------



150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (Diario de algo especial) de una microhistoria o micro relato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Te daré tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!

Después no te olvides de enlazar con el link aquí debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar.

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.

Comentarios

  1. Me encanta, es un cuento divertido y que habla de la diversidad. Muy bueno!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Viva la diversidad y las diferencias! Buen relato ;-)

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bueno!

    Genial y con moraleja incluida. Me ha gustado mucho. (por cierto... Lo de la foto es un calabacín... Jajajajajaja)

    ¡Un besote! Me encantan los relatos con moraleja y lecciones positivas.

    ResponderEliminar
  4. Qué chulo el cuento....y con mensaje incluido...me ha encantado! Besitos

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado el microrelato!!! Chulísimo!!! :-)

    ResponderEliminar
  6. Que chulo con las palabras tan complicadas, y con una moraleja que me encanta :) Besos!

    ResponderEliminar
  7. Es precioso y super educativo, un besazo y una foto genial

    ResponderEliminar
  8. Ay, pobre pepino. ¡Qué pena me ha dado! Menos mal que estaba la cereza simpática...

    ResponderEliminar
  9. Linda historia... Para leerla a los chicos que no quieren comer vegetales... xD Creo que voy a probar con mi hijo jeje

    Vanesa
    Una Bruja y sus dos Sapitos

    ResponderEliminar
  10. Pobre pepino!! Me ha dado pena que se sienta así de solo y de diferente. Menos mal que la pequeña cereza sabe algo de psicología!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario!

Entradas populares de este blog

Sacos de dormir.

Pues si, me crecen los enanos, y Pequete ya no cabe dentro de su saquito, bueno de ninguno de ellos.

A su misma edad Grommy ya llevaba más de medio año durmiendo en la cama de mayores, por lo que estaba acostumbrado a dormir con el nórdico. Además  hacía muchísisisimo más frío que ahora por lo que teníamos la calefacción " a todo piñote" como decimos en mi casa ( es que somos muy finos, oiga) y en caso que se destapase no había problema.

Ahora duermen los dos en la misma habitación y Pequete acaba de pasar oficialmente a la cama de mayores. La cuna será desmantelada este finde, snifff, pena infinita

Pensábamos que ya no íbamos a requerir más los servicios del saco de dormir y le dejaríamos el nórdico, pero.... craso error; Pequete se mueve más que una anguila ( teníamos que haberlo presupuesto por las patadas ninja que practicaba durante el colecho y por encontrarlo a veces con la cabeza en los pies de la cuna y el culo en pompa cuando paso al cuarto de Grommy)

Así que nos l…

Cunas colecho.

Siempre he querido hacer este post, por que yo se lo que padecemos las mamis cuando somos primerizas.

En mi post de colecho os contaba por que acabamos metiendo al bebé en nuestra cama.
Y es que nosotros tuvimos una minicuna heredada de mi hermano; por cierto muy bien amortizada, por que ha pasado por 6 bebés y sigue impecable.

Era de este tipo:


La verdad es que nos vino muy bien para llevar al bebé allá donde estuviésemos nosotros durante el día. Pero por la noche, al tener los laterales de tela, no veía al bebé y me pasaba las noches en vela aunque el bebé no dijese ni mú.
No compramos una cuna colecho por que me sabía mal, gastarme el dinero estando esta tan nueva. Aunque continuó nueva ya que Grommy acabó en nuestra cama para poder dormir todos tranquilos.

Si tienes que comprar cuna y quieres tener a tu bebé al alcance de la mano; por que te da miedo chafarlo los primeros días, o por que prefieres que cada uno disponga de su espació. Aquí os dejo algunos modelos de los que existen…

Miércoles Mudo 54. Al coleeeeeee!!!