sábado, marzo 23

Transvase puré- bocata de calamares.

Mi post de hoy va con dedicatoria, ya que muchas mamis hemos pasado por esto y es un poco frustrante. Para que lo tome con filosofía y no se angustie, desde aquí le mando un besazo a Mami a tope.

Da lo mismo que tengas un niño muy comedor que poco comedor. Llega un momento, que ronda sobre los 13 / 18 meses, en que deciden cerrar la boca y te dicen que el puré que se lo coma tu tía la del pueblo.

Las mamás de malos comedores creo que lo llevamos mejor, acostumbradas ya a hacer malabarismos para que coman lo que sea, aunque de un caparazón de tortuga rallao, se tratase.

Pero las mamis que tienen esos bebés adorables que abren la boca, tu les metes la cuchara y en un pis pas se han comido un platazo que no se lo salta un gitano, la verdad es que cuando cierran la boca les debe resultar realmente duro.

Pero es así, los niños se cansan de comer siempre lo mismo, y sobre todo cuando ya tienen dientes.
Les pasa exactamente igual que a nosotros, que vamos variando; por que comer como se hace en casa de mis padres: lunes macarrones, martes paella, miércoles lentejas, jueves fideuá y viernes guisado de costillas, y así hasta el infinito, es cuanto menos para deprimirse. La hora de la comida se convierte en el día de la marmota.
Yo me canso, me saturo, más bien; y me da ganas de zamparme un pedazo de hamburguesa triple con sus patatas fritas chorreantes de salsa y calorías, aunque me cueste siete meses de régimen a posteriori.

A medida que van creciendo, crece su curiosidad y sus ganas de experimentación con todo. Y los purés, la verdad es que son un coñazo.
Vamos que yo no me los como así me aten a la pata de la silla y me pongan un embudo en la boca.
Mi madre me contaba que cuando ella era pequeña y su madre les ponía puré, le decían: " Mamá, que tenemos dientes!!!!"

A Grommy le encantaban los purés, yo me sentía realmente cómoda y segura de que estaba comiendo de manera saludable, ya que le hacía unos purés que llevaban de todo.
Y con de todo quiero decir que en el momento pudo comer todos los alimentos, o su gran mayoría ( sobre los 10 meses) le metía allí patatas, cebolla, tomate, zanahoria, guisantes, espinacas, pollo, ternera, jamón, lentejas y un cerdo entero si la capacidad de la olla me lo hubiese permitido.

Pequete ha sido un mal comedor desde el día en que nació, cuando llegó a la etapa de purés dijo que me los metiera por ahí por donde amargan los pepinos.
Nos lanzamos a los potitos por que era muy pequeñito aún y yo que soy una cagarrita no me arriesgaba a darle trocitos.
Los aceptó no de muy buena forma, ya que su dieta se basaba en potito de pollo y potito de merluza, y así sucesivamente.

Pero mi padre en su inmensa sabiduría, a mis espaldas, iba dándoles un granito de arroz, un trocito de fideo de fideuá, un macarron a trocitos, entorno a los 9 meses de los peques.
Practicaba el Baby led weaning o lo que viene siendo lo mismo el " que el niño coma lo que le salga de los huevos mayormente, como se ha hecho toda la vida"

Mi hermana, mamá de mellizos a los 8 meses al ver que sus hijos le pedían, les dio un plato de paella. Cuando al ir al pediatra se lo comentó con miedo, este le dijo: "¿ Se la han comido?, ¿ Les ha pasado algo?, ¿no?, pues dales lo que te pidan, que estos ya comen de todo".

No lejos de los 12 meses, mis peques,  decidieron que ni purés ni potitos ni cristo que los fundó, que les pusiese un plato de paella o directamente se comían el mío arrebatándome el tenedor de las manos.

Y así fue el trasvase en mi caso, fluyó de manera natural.

Ya a los 15 meses Grommy y a los 14 Pequete, comían ellos solitos en sus sillitas sin ayuda, como unos campeones.
He de decir que a día de hoy siguen siendo malísimos comedores, pero dentro de su limitada dieta comen lo que necesitan.

Según la OMS los niños comen lo que quieren y en la cantidad que desean.
Y habiendo comida, ningún niño sano se muere de hambre.
Abuelas del mundo, entérense la salud NO se mide en Kg.

¿Que los purés son muy cómodos, que acabas rápido de darles de comer, que ensucian poco?, si. Pero ellos crecen y evolucionan, alimentación incluída.

Os dejo un enlace sobre Baby led weaning, de la mano de Una maternidad diferente, por si os puede ayudar. Que con los niños hay que probar de todo y hacer lo que les acople.
Ya sabéis ensayo/error, ensayo/error.

See you later. Babbupi's Mumm.












9 comentarios:

  1. Aplausos por este post!!!! De acuerdo contigo en todo, mi hijo que considero buen comedor ( que eso de come bien o mal también depende de los ojos que lo miren ) a los 15 meses ya comía en trozos y lo mismo que toda familia, también tiene rachas de comer más o menos, rachas de ahora no me da la gana de comer fruta, rachas de la calabaza pa ti e incluso por raro que parezca rachas de no querer patata fritas ( más raro ) él come solito ( cuando le da la gana ) y ahora estamos en la fase de cuando no quiero más pillo el plato y me tiro lo que queda de comida por encima y guarreo y me divierto lo que me da la gana, yo sigo comiendo tan tranquila y que guarre lo que le de la gana que entre guarreo y guarreo algún trocito se va metiendo en la boca ;) Un besoooooo

    ResponderEliminar
  2. Jooo Jenny gracias por este post, el petardo está ahora asi...con lo bien q se comia el pure!!!! Y lo comodo q era para mi!!!! Ahora quiere jamón el jodio, q esta muy bien, pero a mi me da la sensación q no come NA.
    En fin besos gordos guapa!!!!.

    ResponderEliminar
  3. En Viena con 12 meses te dicen ya que empieces a darle comida "normal" salvo que reaccione mal a alguna cosa. Y nosotros así lo hemos hecho y a sus 15 meses come de todo con nosotros. No me extraña que se cansen de los purés, yo también lo haría :) Besos y buen sábado!

    ResponderEliminar
  4. Aqui también Jaio, la misma dieta que los padres pero un poco triturado o en trocitos. Pero como los purés son muy cómodos, pecamos de querer prolongarlos en el tiempo.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena! En mi caso mama de mellizos de 20 meses, buenos comedores...ahora comen de todo..lo que quieren ellos claro! Fruta ni probarla,galletas las que le des...D es más de " me lleno la boca hasta que no me cabe más así que aún le encantan los purés ,y R es de " masticar,masticar y masticar aunque aún cae algún puré.. Así qué no me quejo, a ver si la pequeña que pronto llegara es igual...pero más buena para dormir ( que eso se merece otro post) jajajaja. Un beso ;-)

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho tu post. ¡Qué suerte que tus peques pasasen así de bien al sólido! En mi caso fue un horror con las dos. Hoy en día la mayor come fenomenal, pero la pequeña es una niña inapetente, como de todo pero hace la digestión en la boca (vamos que mastica cada bocado 100.000 veces). Espero que cambie... La verdad es que, por lo menos, come de todo, poco, pero de todo.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno Jenni!!toda la razon llevas!!

    ResponderEliminar
  8. jajajaja gracias Jenni!!! has estado perfecta, resolviéndome las dudas y hablando clarito como a mi me gusta. Muy fan de este post, a partir de mañana intento darle paella si hace falta jajaja besotes!!

    ResponderEliminar
  9. no conocía esta tendencia, pero creo qeu sí, los niños mientras haya comida no se quedan con hambre, y lo de las abuelas, me ha encantado! mi madre está obsesionada! muchas gracias!!

    ResponderEliminar

¡Deja tu comentario!