Ir al contenido principal

La mirada triste

Antes de tener el segundo hijo tienes en cuenta si tu economía te lo permite, si tu trabajo te posibilitará cuidar a dos, si tienes espacio en casa, etc.
Si la respuesta es sí y tienes ganas de ir a por el segundo, te lanzas.
Pero lo que no tienes en cuenta es que la vida que más va a cambiar, no va a ser la tuya.

Cuando el tamaño de tu tripa va en aumento es cuando decides comunicárselo al mayor e intentas contarle cosas bonitas de cuando llegue el hermanito, para ir poniéndolo en situación.

Cuando tuve que dejar a mi pequeñajo por primera vez en casa de mis padres para ir al hospital a dar a luz, ya se me quedó el corazón encogido.
Y volví con los brazos abiertos, buscando a mi niño; entrando en casa sola, con el bebé en brazos de otra persona, y me encontré con un empujón un: " donde está el hermanito" y una mirada triste, muy triste.
Dejé a un bebé de 2 años y 9 meses y cuando volví encontré un niño.

La mirada triste, que intentaba esconderse por los rincones, se fue transformando en ira; ira por un juguete, ira por no vestirse solo, ira a la hora de comer, ira de la nada.

Esa ira va haciendo un agujerito en el lazo de unión, lazo que se va tornando en cuerda, con la que el día a día se convierte en un tira y afloja.

Nerviosa, hormonada y deshubicada no sabes ni como reaccionar ante ese ambiente tan enrarecido que se ha formado. Es más que probable que chilles, que le riñas ante una mala reacción del niño,  lo cual, aunque a veces es inevitable, crea un bucle de amor / odio entre madre e hijo y entre hermano y hermano.
El otro lado de la moneda también funciona de forma nefasta, si estas demasiado encima o eres muy empalagosa, se dan cuenta de que algo raro está pasando.

Lo que sí es normal es que el niño esté nervioso, que no encuentre su lugar, que te ame y odie a partes iguales. Por que algo se ha roto a sus ojos, el lazo inquebrantable está a medio rasgar, hay un pequeñajo que, no dice ni mu pero con sus uñitas afiladas, lo está deshilachando.

El niño más bueno del mundo se convierte de pronto en la furia más salvaje, y nosotras en un manojo de nervios contenidos o sin contención.
El bebé te necesita mucho, y el mayor también.
Tu que tenías todo bajo control, te ves más que superada, no eres súper woman, no existe súper woman.
Lloras por que tu niño se siente mal, lloras por que no le has pedido permiso para cambiar su vida, lloras por que has recriminado su comportamiento, sabiendo que tiene pleno derecho a estar enfadado. Lloras por no poder tener al pequeño en brazos tanto como quisieras.
Y lo pasas muy muy mal, aunque seguramente no tanto como tu pequeño, el de la mirada triste.

Es muy difícil poder estar tranquila, y disfrutar cuando la diferencia de edad es tan pequeña, son dos bebés, que te necesitan al 100% y tu solo les puedes dar el 50% y 50% a repartir.

No sabes en que momento, la voz dulce se convirtió en ese primer bramido.  Cuando pasaste de ser madre modelo a mala madre. No recuerdas cuando tu pequeño creció tan de repente.

Recuerdo un hecho acontecido en la segunda fase de celos ( en la que el bebé empieza a hacer monadas ) que me sigue poniendo los pelos de punta.
Grommy me preguntó: Mamá, ¿ por que el perrito de los yayos se come mis juguetes?
Por lo mismo que tu le quieres apretujar a tu hermano, repuse.
¿Por que me odia?

Sí,  a mi también me dieron ganas de llorar al oír su respuesta.

Ahora, cada vez que veo un futuro hermano mayor, se reconocer esa mirada triste que me rompe el corazón.

Pero no quiero pintarlo todo negro, esto no es un dogma de fe, cada niño, madre y familia saben llevar la situación de una manera, depende del carácter del niño, del carácter de la madre y de la familia.
 
En mi caso ha resultado muy duro, por que mi niño era todo mi mundo y yo era todo su mundo, y ahora somos tres a repartir el mundo. Y por que yo soy una persona muy nerviosa, muy minuciosa, y muy perfeccionista. De modo que mi propio carácter no me lo ha puesto nada fácil.

Han pasado dos años desde el nacimiento de Pequete y atisbo la luz al final del túnel. Es ahora cuando van dándose cuenta de que es divertido interactuar; y aunque se siguen pegando cada dos por tres también tienen ratitos estupendos, en los que babeo con observarlos.
 

Para que negarlo, los celos existen y esos sí te cambian la vida, aunque sea temporalmente.

See you later. Babbupi's Mumm.


Comentarios

  1. Uf que duró Jenni, nunca sabes cuando va a ser buen momento y como va a reaccionar tu peque. El pobre ha pasado de ser tu todo a compartirte con una personita que te necesita más, me alegro que ya vaya mejor. Seguro que se lo van a pasar pipa juntos!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Lo has explicado genial Jenni, y qué difícil es para ambos... lo bueno de todo esto es que termina pasando, con el tiempo, y las cosas se estabilizan dejando relaciones muy bonitas. Verás que ya en poco todo irá aún mucho mejor. Muchos besos

    ResponderEliminar
  3. Y tanto!! Ay...cuando yo deje a mi nena para irme al hospital no me quería ni mirar...pasamos momentos complicados, duro poco aunque a veces volvemos a las andadas...eso si, gracias a Dios el peque tiene devoción por la hermana y la nena lo quiere muchísimo desde el nació...eso lo ha hecho más fácil, pero sin duda es duro....muy duro!! Y ese remordimiento y sentimiento de culpa de no poder dedicarle a cada uno el tiempo que necesitan....que difícil!!!

    ResponderEliminar
  4. Bueno tu entrada me saco lagrimas, no lo podias haber redactado mejor. Me senti totalmente identificada con esta situacion y a pesar de que el mio tenia 5 cuando llego su hermanita, y yo pensaba que ya estaba lo suficientemente maduro para aceptar el cambio, la cosa no ha sido facil. El la adora pero ha optado por demostrarme siempre que puede que para el tambien deje de ser su prioridad. Por decirlo de alguna forma. Un abrazo, y si de a poquito todo se soluciona pero sus ojitos dejan entrever su mirada triste.

    ResponderEliminar
  5. Hola!!
    Jolín, q bien t has explicado y q duro es.
    Yo cuando volví a casa del hospital con mis n3 y n4 y m esperaban mis n1 y n2, intenté dejar mis nervios y miedos en la puerta. Quería centrarme en ellas, pero los otros pedían comer constantemente!!!! Si no era uno, era la otra. Al final no s d donde (aún no m lo explico) saqué una paciencia infinita y lo llevé bastante bien.
    Un saludo y espero q cada vez deje atrás esa mirada triste

    ResponderEliminar
  6. Siempre que veo familias con hermanos que tienen tan poca diferencia de edad como los tuyos pienso lo mismo, vaya padres tan valientes!!! Nosotros aunque nos apetece otro no nos atrevemos y vamos a esperar a que Javi no sea tan dependiente de mi para ir a por el hermano ( no se si para entonces ya se me habrá pasado el arroz jajaja)
    Seguro que en futuro tu mayor se olvidará del duro comienzo y su hermano será su mayor tesoro..

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Uff post duro la verdad. Para mi ahora Medusi es el centro y pienso cuando quiera darle un hermanito y me da muchísima pena por lo que tu dices, porque no quiero que el se sienta mal. Pero por otro lado, creo que a la larga tener hermanos es muy beneficioso para ellos, para la familia, para todos.
    Seguramente haya que pasar por un camino duro pero que merece la pena para conseguir ver lo que tu ahora vas viendo: que juegan juntos, se quieren y ya no pueden vivir en uno sin el otro :)

    ResponderEliminar
  8. Jolines Jen, entre este post y el del parto d Grommy, me estas "haciendo de llorar".
    Ya veras, con el tiempo, no pemitira q nadie le toque. Solo ´el. Jejeje besetes wapa

    ResponderEliminar
  9. Me he sentido tan identificada que se me ha puesto la piel de gallina! Mis hijos se llevan 19 meses y coincido contigo en todo. Es muy, muy duro. Sé que llegarán tiempos mejores pero el mayor lo pasa mal, el pequeño reclama más atención, hay peleas desde muy pronto. Además siento que a mi hija mayor le exijo más y con 2 años y medio no deja de ser un bebé. Y me siento mas por ello. En fin que te voy a contar. Un beso guapa y si necesitas hablar sobre ello cuenta conmigo que yo estoy igual.

    ResponderEliminar
  10. Bauf, qué complicado... Leí algo de ésto cuando comentábais por TL.. Si te consuela, yo me varios años con mi hermano y también puede ser complicado, porque él lleva ya un tiempo siendo el rey de la casa, y es consciente de que todo está cambiando y alguien está robándole todo su protagonismo. Y en nuestro caso fue complicado también. Así que mucho ánimo y el tiempo les irá haciendo ver que fue el mejor regalo que les podías hacer en la vida, ya lo verás. No conozco un sólo caso de hermanos en que antes o después no hayan pensado así. Un besazo!

    ResponderEliminar
  11. que buena explicacion cielo....yo tengo muchas ganas de ir por el segundo pero me hago muuuuuuuuuuchas preguntas... pero bueno las ganas las tengo....imagino que ahora que ya se dio cuenta lo veo todo de otra manera el peke no???
    aixxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx bueno un super besazo enorme

    ResponderEliminar
  12. Madre mía, Jenni, qué negro me lo pintas. Acabas de hacer realidad mis mayores temores para cuando tenga un segundo...

    Espero que no me pase, en serio.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta mucho como lo has contado. Entiendo lo duro que puede ser, espero que el tiempo haga que se hagan grandes amigos y no rivales, y que entiendan que mamá es muy grande y tiene amor para todos.

    ResponderEliminar
  14. A mí me parte el corazón ver que no puedo atender a los dos lo suficiente. Si estoy por uno, el otro me reclama. Me siento dividida y un poco rota por dentro :(

    ResponderEliminar
  15. Hola Jenni! Qué mal lo tuviste que pasar, me han dado ganas de llorar al leerte! Los niños jamás deberían tener la mirada triste. Es algo que me parte el alma. Me alegro de que ya lo hayáis superado.
    Enhorabuena por el post.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Normelis Madres en casa29 de julio de 2013, 15:23

    Me dejaste un nudo en la garganta, que dura situacion, mi hijo tiene 2años y 4meses, es super apegado, lo consiento muchisimo y estoy buscando mi segundo bebe y no hago mas que pensar en como sera la llegada del bebe, no quiero crear muro entre nosotros pero la familia debe crecer, solo le pido a Dios sabiduria para saber enfrentar esta situacion y no causarle daño a mi hijo. Me encanto tu post.

    ResponderEliminar
  17. Guau, me ha encantado tu post pero al mismo tiempo me ha roto el corazón...

    La verdad es que aquí no tengo mucho que aportar porque en mi caso, al ser mellizos, cuando llegue el siguiente como ya están acostumbrados a compartirme desde siempre yo creo que sufrirán menos. O quizá me equivoco y romper nuestro "triunvirato" será más traumático de lo que yo pienso...

    Yo creo que debe ser duro al principio pero si le preguntas a tus hijos dentro de 10 años si les gusta tener un hermano no me cabe duda de que la respuesta será afirmativa. Así que tómatelo como una inversión... en su felicidad futura. Porque para mí tener un hermano es el mejor regalo que tus padres te pueden hacer.

    Para animarte te invito a leer este post que publiqué la semana pasado y que recoge las conclusiones de distintos estudios científicos sobre los beneficios de tener hermanos: " ¡Quien tiene un hermano tiene un tesoro!

    ResponderEliminar
  18. Cómo me siento de identificada en tus palabras. En mi caso mi hija mayor tenía cinco años pero la mirada, triste, las malas reacciones, la rivalidad, los celos en definitica, hicieron mella en ella y después en la peque. A veces te sientes tan impotente de no poder gestionarlo. Es muy difícil. Y aunque lo lleven mejor, es algo latente que permanece.

    Mucho ánimo! Que cada vez vaya mejor.

    ResponderEliminar
  19. Jo, lo siento, espero que ahora lo lleve mejor, de veras.
    Yo tuve suerte, mis hijas se llevan 20 meses, y creo que la mayor era pequeña para darse cuenta de lo que suponía un hermano. Nunca tuvo celos, y nunca le ví esa mirada. Y desde que la peque se hizo mayor no para de jugar juntas. Ahora tienen 7 y 5 años y son uña y carne.
    Yo creo que hab´ra niños que lo lleven peor, porque el cambio es brutal para ellos, y durisimo. Pero creo que ganan muchísimo más de lo que pierden.

    ResponderEliminar
  20. Jo, me ha recordado cuando tuve a mi hermano...
    Yo ya tenía 7 años pero era la niña mimada de toda la familia... incluso me ponía celosa cuando la gente le decía cosas por la calle y a mí casi ni me miraban jaja
    Suerte que es una etapa y después mi hermano pasó a ser lo que más quería en el mundo...

    Me alegro de que al final mis padres no me hubieran dejado " sola", porque un hermano es el mejor amigo ue puedas tener :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario!

Entradas populares de este blog

Sacos de dormir.

Pues si, me crecen los enanos, y Pequete ya no cabe dentro de su saquito, bueno de ninguno de ellos.

A su misma edad Grommy ya llevaba más de medio año durmiendo en la cama de mayores, por lo que estaba acostumbrado a dormir con el nórdico. Además  hacía muchísisisimo más frío que ahora por lo que teníamos la calefacción " a todo piñote" como decimos en mi casa ( es que somos muy finos, oiga) y en caso que se destapase no había problema.

Ahora duermen los dos en la misma habitación y Pequete acaba de pasar oficialmente a la cama de mayores. La cuna será desmantelada este finde, snifff, pena infinita

Pensábamos que ya no íbamos a requerir más los servicios del saco de dormir y le dejaríamos el nórdico, pero.... craso error; Pequete se mueve más que una anguila ( teníamos que haberlo presupuesto por las patadas ninja que practicaba durante el colecho y por encontrarlo a veces con la cabeza en los pies de la cuna y el culo en pompa cuando paso al cuarto de Grommy)

Así que nos l…

Cunas colecho.

Siempre he querido hacer este post, por que yo se lo que padecemos las mamis cuando somos primerizas.

En mi post de colecho os contaba por que acabamos metiendo al bebé en nuestra cama.
Y es que nosotros tuvimos una minicuna heredada de mi hermano; por cierto muy bien amortizada, por que ha pasado por 6 bebés y sigue impecable.

Era de este tipo:


La verdad es que nos vino muy bien para llevar al bebé allá donde estuviésemos nosotros durante el día. Pero por la noche, al tener los laterales de tela, no veía al bebé y me pasaba las noches en vela aunque el bebé no dijese ni mú.
No compramos una cuna colecho por que me sabía mal, gastarme el dinero estando esta tan nueva. Aunque continuó nueva ya que Grommy acabó en nuestra cama para poder dormir todos tranquilos.

Si tienes que comprar cuna y quieres tener a tu bebé al alcance de la mano; por que te da miedo chafarlo los primeros días, o por que prefieres que cada uno disponga de su espació. Aquí os dejo algunos modelos de los que existen…

Miércoles Mudo 54. Al coleeeeeee!!!