Ir al contenido principal

Parir no es un camino de rosas, pero a veces es un camino de espinas

No me decidía a hacer esta entrada, que es post obligado de toda mama bloguera que se precie; pero es un momento muy duro de recordar.
Aunque si mi testimonio pone un granito de arena para que se acabe la violencia obstétrica habrá valido la pena.


Así que allá va... así nació Grommy...

1 semana antes, mi ginecólogo privado se dio cuenta de que no tenía apenas líquido amniótico y me recomendó que fuese al hospital a que me mirasen, no hacía falta que fuese de urgencias, pero por lo menos en un par de días debería ir.

Así que siguiendo sus instrucciones, allí me presenté. Los ginecólogos del hospital, con sus ecógrafos del cretácico, en los que se adivina más que se ve,  me dijeron que el líquido era correcto.
Mosqueada pedí hora de nuevo a mi ginecólogo que me miró y me dijo: puede ser que haya regenerado algo, por que eso también va relacionado con la cantidad de líquido que tu ingieras, etc, etc.. pero no te fíes.

La semana siguiente tenía monitores; según ellos todo era normal, hasta que a mi marido se le ocurrió comentar: habéis comprobado el líquido amniótico por que le ha pasado ..... ( le contó lo antedicho)
Ahhh, pues es verdad!!! dijeron los ginecólogos:" no, no te puedes ir te quedas que esto hay que provocarlo, o puede correr peligro la vida del bebé"

Alucinados nos quedamos, ¿que pasa que si no se lo llegamos a decir me voy a mi casa tranquilamente y quien sabe lo que hubiese pasado?

Así que la primera en la frente. Luego todo fue a peor.

Me quedé ingresada con oxitocina en forma de tira vaginal, con la que estuve todo el día.
A las 8 de la noche, empecé a tener dolores cada 3 minutos y lo comenté a las enfermeras, que ya en tono despótico, me dijeron: Si claro y te ha entrado así de repente... primerizas!!!!

Como estaba allí mi hermana, que se gasta un genio fino, las cogió de las orejas y les dijo que me bajasen a paritorio a la de ya.
Me bajaron diciendo: si vas a volver a subir,  mira que sois exageradas.
Y no, no volví a subir.

Estuve en monitores hasta las 22:00, que me pasaron a paritorio.

Una matrona súper amable me preparó, se encargó de que me administrasen la epidural que había solicitado, cosa nada fácil en un hospital público hace 4 años. Eso sí tumbada boca arriba que es lo que marcan las normas del hospital, importando un pimiento que estubiese cómoda o no.

 Mientras, ella sola, atendió otros 4 partos; por que de noche, allí no se queda ni un ginecólogo, solo lo llaman en caso de urgencia.

Fue haciéndome tactos, cada x y comprobando que todo estuviese ok, muy amable y cariñosa. Muy empática en todo momento.

De pronto, empecé a encontrarme mareada y con ganas de vomitar. Vomité dos veces, no podía respirar, me ahogaba.
La matrona al darse cuenta, me paró el gotero de  la epidural y estuvo vigilando que estuviese bien, los diez minutos que le quedaban de turno. Y luego se fue, por que cambiaban el turno. Cuando se marchó yo estaba dilatada de 9 cm.
Era la 1: 30 am.

Entró de turno una matrona de mediana edad, " muy resabiada".
Que vino a hacerme un tacto, dijo que faltaba mucho y se fue, allí me quedé yo sola, boca arriba, con unos dolores insoportables, dolor de contracciones finales, dolor de riñones, DOLOR.
Tumbada boca arriba, obedeciendo lo que me habían dicho, confiando en que sería lo mejor,  ya que eran profesionales los que me lo habían " ordenado"
Y remarco SOLA, por que allí no dejaron entrar ni a mi marido ni a ningún miembro de mi familia.
Sola por que allí estaba muerta del dolor y nadie, y reitero, nadie se digno en aparecer por allí.
Esa " señora" que se supone que tendría que estar atendiéndome se fue durante horas.


Mi hermana, ya más que preocupada, buscó a quien pudiera por lo menos informar de que pasaba, por que no era normal, que siquiera hubiesen dicho si todo estaba bien, si no lo estaba o que estaba pasando


3:30 am, la señora deja entrar a mi marido.
Yo muerta de dolor, cuando vino a hacerme otro tacto, le dije, que me dolía muchÍsimo, que no podía soportarlo, ni siquiera me quedaban fuerzas para aguantar un hilito de voz.
La buena mujer, me dijo: es imposible llevas la epidural puesta.
No, no la llevo, me la han quitado, me ha dado una reacción muy rara.
Eso no puede ser, me replicó ella.

Comprobó que estaba quitada y me volvió a monitorizar por que además de la epidural me quitaron todo lo que llevaba enchufado. Tensiómetro incluido.

Hizo otro tacto, "sigues de 9" y se volvió a marchar, " Cuando notes la contracción empuja, luego vuelvo", dijo, y sí volvió, pero a las 3 horas.
El dolor continuaba más y más fuerte.
Estaba tan cansada; no podía más, solo quería que terminara ya todo, quería morirme literalmente.

Volvió otra vez a las 9 de la mañana y volvió a marcharse a desayunar.
Por lo menos pude desoir su orden de no beber y mandé a mi marido a empapar un algodón para humedecerme los labios.

A las 9: 30 entró el equipo médico de turno y con él un ginecólogo, que al verme dijo: " pero como es posible que esté esto así todavía?"
Me miró y me dijo: "Si no pares ya esto va a acabar mal", como si fuese por mi culpa que todo aquello no hubiese ido adelante.
Como si no hubiese estado haciendo pujos desde las las 2:00 am, hasta el momento que parí.
Me realizó el la maniobra más dolorosa que se puede llegar a imaginar, desaconsejada según la OMS, la maniobra de Kristeller. Mientras el ginecólogo metía la mano entera a través del canal del parto, 4 matronas presionaban hacía abajo mi barriga, subiéndose encima.

Está claro que fue cuestión de emergencia, pero lo que también está claro es que si hubiese habido alguien atentiéndome, se habrían dado cuenta antes de que si desde las 20:00 h, que me puse de parto, hasta la 1:30 había dilatado 9 cm  y después en toooodaaa la noche no dilato ni pizquita más es q no iba a dilatar más.

Y sí, parí o me parieron; por que al final fue un parto instrumentado con forceps, en el que lejos de notar como sale el bebé sientes como si te estuviesen arrancando el bebé con el utero incluído.

Grommy nació a las 10:09 h de la mañana tras un largo y terrible parto.

Y sí, la maniobra de Kristeller tuvo consecuencias, consecuencias muy graves.
Mi hijo nació con un neumotórax que a punto estuvo de costarle la vida.
Tuvieron que punzarle el pulmón, para extraer el aire. Debido al estrés por falta de respiración se quedó sin la glucosa propia y hubo que administrársela por gotero.

48 horas estuve sin mi bebé, 48 horas en las que nos dijeron que no podían asegurarnos si el bebé saldría adelante.

Por supuesto al preguntarles el por que del neumotórax, se cubrieron las espaldas,  mintiéndonos;  diciendo que a veces al respirar por primera vez el pulmón se expande y golpea las costillas " pinchándose"

En cuanto a mi, ese parto tan largo y doloroso ha causado prolapso en grado 2 de mi útero.
Del que todavía no me he recuperado y que quizás me cueste una intervención quirúrgica.

Sí, fue un parto íntimo, demasiado, un parto en soledad, un parto sin ayuda, un parto con miedo y dolor, un parto donde no tuve a nadie durante horas a quien tomar de la mano.

A veces, como en mi caso, confiamos en los que se llaman profesionales y en ocasiones nos encontramos con malas respuestas,  con malas formas y tratos. No podemos imaginar que una cosa tan importante como es dar la vida vaya a ser tan infravalorado.
Pero sí, desgraciadamente estas cosas ocurren y no está demás que alguien nos las cuente, para sepamos que no debemos consentirlo.
Estamos en nuestro derecho de que respondan a cualquier cosa que nos preocupe, que no nos guste o que no entendamos. El parto es nuestro.

Afortunadamente en el segundo parto la " resabiada" era yo; y os puedo asegurar que fue un parto maravilloso.
Un parto natural, sin epidural, sin dolor y con un gran equipo médico al que exigí que estuviese a mi lado y me comunicasen cada paso que pensasen dar.
A diferencia de su hermano, Pequete nació en 20 minutos.


See you later. Babbupi's Mumm.








Comentarios

  1. Lo primero un fuerte abrazo!!!! Es una espina que no termina de salir eh ?

    Me alegro un montón de que en tu siguiente parto pudieras tener una buena experiencia, si algún día tengo otro espero que me pase como a ti...

    Un beso gigante!!!

    ResponderEliminar
  2. Madre mia que parto! menos mal q el segundo nacio enseguida y pudiste quitarte ese mal sabor de boca...

    ResponderEliminar
  3. Lo primero mandarte un super abrazo!! Esa espina nunca termina de salir eh ? Me alegra que con el segundo pudieras tener una buena experiencia.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Me has puesto la carne de gallina y se me han saltado las lágrimas, no hay derecho a lo que os hicieron, seguramente como me dijiste un dia con una cesárea a tiempo se hubieran evitado lo que le pasó.
    Me alegro que con el pequeñín tuvieras mejor sabro de boca, mi cuñada parió en el mismo sitio que tu y también lo pasó muy mal, al final también utilizaron los forceps.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  5. Qué pena que tengas que tener estos recuerdos de tu primer parto. Se pasaron mucho. Ha oído otros casos de este tipo y es alucinante que sobretodo no escuchen a las embarazadas o den por sentado que no se enteran de nada mientras están pariendo. En fin, me alegro que el segundo fuese mejor, guapa. Un besote!

    ResponderEliminar
  6. Me acabas de dejar helada. Yo no he contado en post (aún) mis partos, pero si me hubiera pasado algo similar al tuyo, hubiera matado a todos y cada uno de los allí no-presentes. Que hay que joderse, que por falta de atención, salgan las cosas así. Que mala milk se me ha puesto.

    ResponderEliminar
  7. Madre mía del amor hermoso.

    Lo que a ti te hicieron es inhumano, bonita. ¿Pero qué clase de profesionales de la salud hay en ese hospital, por amor de Dios?

    ResponderEliminar
  8. Por favor, tengo la piel de gallina, que horror, como se pudieron comportar así?
    Menos mal que todo terminó bien pero puedo imaginar todo el dolor y sufrimiento que pasarías hasta que te llevaras a tu hijo contigo.
    Me alegra que ya en el siguiente todo fuera mejor.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Dios....estoy sin aliento.

    A Critter le fracturaron la clavícula pero pudo haber terminado en neumotórax....¡porque la gente es así!

    Espero tener otra oportunidad como tú y disfrutar de la diferencia..

    Gracias por compartir estos momentos tan íntimos y que al recordarlos volvemos a sentir esa soledad desgarradora!

    Un besote enormeeeeeee

    ResponderEliminar
  10. Dios mío Jen......... sin palabras me dejas. Realmente me alegro de que todo sea un mal recuerdo y que el segundo fuera bien, pero Dios mío era para demandarlos.

    Gracias por compartir algo tan doloroso de recordar.

    Besazos enormes mi niña!!!!

    ResponderEliminar
  11. ay!! que horror!! no me lo puedo creer. Mi primer parto fue una caca, pero ésto es una barbaridad. Yo sufrí dejadez y falta de atención pero ni de lejos tuvo las consecuencias que aqui cuentas..Hay una serie de cabr*nes trabajando que bien podrían ser sustituidos por parados ansiosos de hacer bien su trabajo..Me he enfadado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 😱 yo ya te había leído! Cuando nos veamos con un cafelito, te cuento. Caca es poco, no se porqué dije eso! Beso

      Eliminar
  12. me suena eso, Solo que cuando nació Pablo no había epidural,
    yo me libré de maniobras de esas porque los gritos que pegué diciendo que ni se les ocurriera debieron de asustarles, y lo cambiaron por una episotomía kilométrica. Eso sí, no me separaron de mi marido ni un segundo.
    El segundo, como tu dices, llegar y ya.
    Mil besos princesa!

    ResponderEliminar
  13. Lo siento mucho, debieron ser momentos horribles, pero te pido un favor, dedica otro post al nacimiento de Pequete, que las futuras mamás vean que también hay partos buenos.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Wе are a grouр of νolunteers and opening a nеw scheme іn our community.
    Your sitе provided us ωith ѵaluable info
    to wοrk on. Yоu have done an impressivе job аnԁ our еntirе community
    will bе thаnkful to you.

    Herе iѕ my web page ... payday loans

    ResponderEliminar
  15. Me he quedado sin palabras. Eso es más que un parto no respetado, es una negligencia tras otra. Imagino lo terrible que lo tuviste que pasar. Y me alegro un montón de que tu segundo parto fuera diferente. Yo tengo la esperanza de que las cosas cambien y hechos como lo que te sucedió a ti, sean una anécdota y no lo frecuente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario!

Entradas populares de este blog

Sacos de dormir.

Pues si, me crecen los enanos, y Pequete ya no cabe dentro de su saquito, bueno de ninguno de ellos.

A su misma edad Grommy ya llevaba más de medio año durmiendo en la cama de mayores, por lo que estaba acostumbrado a dormir con el nórdico. Además  hacía muchísisisimo más frío que ahora por lo que teníamos la calefacción " a todo piñote" como decimos en mi casa ( es que somos muy finos, oiga) y en caso que se destapase no había problema.

Ahora duermen los dos en la misma habitación y Pequete acaba de pasar oficialmente a la cama de mayores. La cuna será desmantelada este finde, snifff, pena infinita

Pensábamos que ya no íbamos a requerir más los servicios del saco de dormir y le dejaríamos el nórdico, pero.... craso error; Pequete se mueve más que una anguila ( teníamos que haberlo presupuesto por las patadas ninja que practicaba durante el colecho y por encontrarlo a veces con la cabeza en los pies de la cuna y el culo en pompa cuando paso al cuarto de Grommy)

Así que nos l…

Cunas colecho.

Siempre he querido hacer este post, por que yo se lo que padecemos las mamis cuando somos primerizas.

En mi post de colecho os contaba por que acabamos metiendo al bebé en nuestra cama.
Y es que nosotros tuvimos una minicuna heredada de mi hermano; por cierto muy bien amortizada, por que ha pasado por 6 bebés y sigue impecable.

Era de este tipo:


La verdad es que nos vino muy bien para llevar al bebé allá donde estuviésemos nosotros durante el día. Pero por la noche, al tener los laterales de tela, no veía al bebé y me pasaba las noches en vela aunque el bebé no dijese ni mú.
No compramos una cuna colecho por que me sabía mal, gastarme el dinero estando esta tan nueva. Aunque continuó nueva ya que Grommy acabó en nuestra cama para poder dormir todos tranquilos.

Si tienes que comprar cuna y quieres tener a tu bebé al alcance de la mano; por que te da miedo chafarlo los primeros días, o por que prefieres que cada uno disponga de su espació. Aquí os dejo algunos modelos de los que existen…

La mascota del cole.

Se acaba el colegio y antes de que empiece el siguiente curso convocan las reuniones para el siguientepresentar a la profesora y explicar un poco como será su método de trabajo, etc.

La reunión de Pequete fue hace escasamente una semana. A la profesora que impartirá sus clases ya la conocía, por que es la misma que fuera la de Grommy en su primer año. En este caso se encontraba de baja y la impartió la profe de Grommy de este pasado curso. 
Se hablo de muchas cosas y entre ellas del proyecto que llevará un perrito como mascota.

Explicaron para las mamás que escolarizaban por primera vez en que consiste el tema mascota.
La mascota del cole es el personaje que aparece en los libros del proyecto que llevan ese año escolar, en este caso en forma de peluche.
Este peluche, acompaña cada viernes a un niño de la clase, para que pase con el el fin de semana.
En caso de que la mascota vaya acompañada de libro viajero, se plasmará allí un poco de la historia vivida con el bichillo en cuestión o…