domingo, octubre 14

150 palabras. Lágrimas

Le había cambiado el pañal, dado su biberón y dejado en su cuna, pero Óscar lloraba desconsolado 

"¿Que le ocurre?"

Miró el reloj, habían pasado los cinco minutos recomendados, regresó a la habitación y dijo: "No te preocupes, mamá esta aquí, tienes que dormir"
Volvio a salir del cuarto.

Él comenzó a llorar de nuevo. "Oh! no es posible ( pensó ella ) estoy haciendo lo correcto, lo que pone el manual"
(Imagen Eliana Michalko)
 
Pero cada lágrima, cada lamento martilleaba su pensamiento e iba fisurando su corazón.  No estaba bien, no era lo que ella quería; su pequeño la necesitaba.

Cogió el manual, lo tiro a la basura, entro en la habitación, tomo a Óscar de la cuna y lo acomodo entre sus brazos. 

Se metieron en la cama, sin soltarse; y así abrazados, como mecidos por las olas del mar durmieron ambos con una sonrisa, esa y todas las noches. 






150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, con la que podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad, y enfocada a los niños. Te daré tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento. ¡de 150 palabras!
Después no te olvides de enlazar con el link aquí debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar.
Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.




(Submissions close in 1d 8h 28m)
Link tool by inlinkz.com
get the InLinkz code

11 comentarios:

  1. Me ha dado en el alma ¿por qué? cuando mi hijo mayor nació yo le hice caso al manual (el no lloraba mucho -gracias a Dios-) pero igual ahora mi corazón está muy roto por eso…he buscado información para tratar de mejorar el daño y no sentirme tan mal :( (gracias a dios que con las 2 niñas ya había tirado el manual)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, más vale tarde que nunca, lo importante es que tu hijo sabe que le quieres mucho y que estás ahí para el. Por suerte el cariño hace paliar estas cosas en las que a veces no acertamos.
      Besos.

      Eliminar
    2. Sólo faltó la etiqueta de #DesmontandoAEstivill, y mandárselo a él por correo. A ver si así aprende, que los bebés no son perritos. Genial nena ;)

      Eliminar
  2. Muy bonito! Yo nunca usé ese manual, Medusi me lo puso muy fácil

    ResponderEliminar
  3. genial tu cuento!!! y más queun cuento es una realidad sucedida en muchas casas

    ResponderEliminar
  4. Es genial... Y real... Muchas veces pensamos que la teoría está bien... Pero la realidad aplasta toda teoría... ellos están mejor como pidan :)

    besos

    ResponderEliminar
  5. Genial, genial, genial.. plas, plas, plas, aplauso para tí por esta historia. Espero que me des permiso para compartirla porque en muy pocas palabras pones paz y das la solución: seguir el corazón y el instinto. No está bien darle poder a los que se autodenominan expertos en algo, y tu protagonista, al tirar el libro se liberó!
    Muchas gracias por este relato. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. sin duda alguna...la mejor!!!
    que mejor manual que el instinto natural de una madre?? yo con mi peque me deje llevar por mi instinto, y con dos meses dormia casi del tiron. yo lo dormia en brazos, me lo pedia mi cuerpo y el suyo y una vez dormidito, a la cuna, y asi descansaba yo tambien.
    no es un niño ni de brazos ni caprichoso, es feliz plenamente y ha sido gracias a mi instinto maternal, no al estivil de los eggss.

    genial genial!! el mejor relato.

    ResponderEliminar
  7. Gracias chicas. Que bien se duerme con los peques abrazaditos, ¿ Verdad?

    ResponderEliminar

¡Deja tu comentario!