lunes, septiembre 24

Pequete, ese ser pequeño que es tan grande.

Pequete es un ser especial, que vino a nosotros en cuanto le llamamos.

Pequete es un luchador incansable, inteligente, atrevido y osado.

Sin duda hace honor a su nombre, que no pudo ser más acertado en cuanto a significado.

Es afable y tierno, optimista y gritón.

Pequete no quiere ir en el carrito al colegio, prefiere ir caminando,  a pesar de que está a 30 minutos de casa, a su paso. Pequete, quiere llevar su propia mochila y no admite que nadie le ayude.

Pequete se sube de pie en el sofá aunque haya caído ya de cabeza dos veces, ¿ perseverante o temerario?
Pequete se sube al escalón más alto y quiere saltar sin ayuda y se enfada si intentas cogerle de la mano.
Pequete se quita la ropa solo para bañarse e intenta volvérsela a poner tras el baño.
Pequete marca su espacio cual lobo salvaje y se pega con quien haga falta si alguien se mete con su hermano mayor.
Pequete se vuelve loco cuando ve un balón y chuta con la fuerza de cien mares jugando con los niños mayores, que son su predilección a la hora de jugar.

Es despierto, perspicaz y avispado.
Pequete es un Guru, en cuanto templanza y sabiduria zen. Del que tenemos mucho que aprender.
Utiliza la técnica ninja de: la razón para los locos.
Cuando le recriminamos algo, nos dice: vaaaaaaaaaaleee papa o mamá, así nos conformamos y pensamos, que niño más obediente y bueno;  luego hace lo que le viene en gana.
Si los adultos empleásemos este procedimiento evitaríamos más de un enfrentamiento. Y se nos tacharía menos de oveja negra.

Si se cae, no quiere que nadie le levante.


Pequete pasa por la puerta de un supermercado, decide entrar y entra. Sale corriendo sin mirar atrás y no le importa que te quedes a uno, dos o veinte metros detrás de él.
No se si le importamos un pimiento o tiene plena confianza en que le vamos a seguir.

Cuando Pequete va al parque, sale disparado hacia el kiosko y se sirve el mismo, sin encomendarse a Dios ni al Diablo y sin saber si su mamá estará detrás para pagar lo que  coge, por que seguramente lo habían puesto allí para él.

Pequete come solo desde los 14 meses y en absoluto acepta que nadie le de la comida; destapa él mismo sus postres y su destreza manual no tiene parangón.

Pequete quiere macarrones para comer, para merendar y para cenar y si se los pudiésemos meter en el biberón de cereales sería el más feliz del mundo.

Es el axioma de la expresividad y la elocuencia, de la sonrisa y la felicidad sin condiciones.
Es mi opuesto, mi antónimo, mi yan.
Mi fascinación por el es directamente proporcional al la distancia entre el sol y la tierra.

Pequete es un ser muy grande.
Nunca pensé siquiera que algún día iba a existir y ahora no me imagino una vida sin haberle conocido.

No, Pequete, hoy no es tu cumpleaños, ni tu santo, ni el aniversario de nada. Pero yo te quiero ahora, te quiero hoy, te quiero siempre.


See you later Babbupi's Mumm.






13 comentarios:

  1. Qué precioso post Jenni! Imprimelo y guardalo bien para regalarselo un día, creo que es uno de los mejores regalos que nunca recibirá. Y curiosamente yo era igual de testaruda, y en muchísimas cosas me has recordado lo que mi madre dice de mi :) Un besazo para la supermami de pequete, porque aunque digas que es lo opuesto a ti, si él es así es en gran medida por ti. Puede no ser por la genética, que al final no influye tanto. Pero por la forma en la que lo educas, lo crias, lo cuidas.. Gran trabajo super-mami :) Un beso y buenas noches!

    ResponderEliminar
  2. que bonito jenni....que sentimientos y menuda manera de expresarlos, muy bonito.

    ResponderEliminar
  3. Precioso post! Qué manera tan bonita de expresar amor incondicional por el pequeño de la casa.

    ResponderEliminar
  4. Pequete me acaba de enamorar, q maravilloso y q bonito como lo cuentas, guardalo para enseñarle algun dia como era con 2 añitos y como lo veia su mami.
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  5. Es precioso Jenni, tu post y sobretodo tu pequete. Dale un buen achuchón de mi parte y otro para ti por tener a ese príncipe ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Como mola pequete, me ha encantado el post nena, y a él también le va a molar millones cuando sea mayor :)

    ResponderEliminar
  7. Super precioso. Paquete enamora en cuanto te mira con esos ojos infinitos y te sonríe. Besos!!!!

    ResponderEliminar
  8. Super precioso. Paquete enamora en cuanto te mira con esos ojos infinitos y te sonríe. Besos!!!!

    ResponderEliminar
  9. Super precioso. Paquete enamora en cuanto te mira con esos ojos infinitos y te sonríe. Besos!!!!

    ResponderEliminar
  10. Ahora soy fan de pequete! Como me recuerda a Medusi, tan activo, con su carácter ya formado a pesar de ser tan prequeños...
    como te entiendo, aunque yo ahora solo tengo uno pero es bonito leer a una mama de dos habla así, para mi es un enigma el sentimiento de tener dos peques.
    Bravo por el post, a pequete campeón le gustará leerlo cuando sea mayor!

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito post, Jenni. En parte él es así gracias a ti, y esa seguridad que tiene en la vida es la tú le has transmitido, así que ¡enhorabuena!

    ResponderEliminar
  12. Ohhh q bonito mamilin, a salido a su papi !!!!!!!! Jijijijiji

    ResponderEliminar

¡Deja tu comentario!