domingo, mayo 13

Una muda para mamá.

Cuando va a nacer un bebé te entra una especie de histéria a la que llaman el síndrome del nido y entonces cual pajarico vas comprando y poniendo cositas para tenerlo todo listo. Y te pones a limpiarle hasta las pestañas a las bacterias de tu casa.

Y cuando ha nacido tu peque llevás un mochilón donde metes todo lo que puedes necesitar desde los impriscindibles pañales hasta las tijeras de cortarle las uñas, juguetes, gasas, aspirador nasal....aunque un cuarto de hora después estés de vuelta a casa.
Y cositas que la gente te va diciendo que ni se te ocurra olvidarte, como la cartilla del médico, un termómetro y el apiretal.

Y por supuesto lo que llevas siempre, siempre, pero siempre son un par de mudas completas para tu pequeñajo.
Y como eres una mama preparadísima; si al bebé se le escapa el pis, la caca o vomita, tu piensas: jajaja, no problemo, tengo la situación super controlada.

Pero, ¿ que pasa cuando el bebé vomita, pero esta vez el vómito describe una parábola que modifica su trayectoria con el resultado de una mamá potada de arriba a abajo?
Entonces ¿ que?, ¿donde está tu muda?, ¿ por que nadie te ha avisado que ocurren estas cosas?.

Ahora eres una mamá que ha salido a dar un paseo ( aprovechando que papi se ha quedado media horita con el baby y tu te has duchado y arreglado como Dios manda, por primera vez) con toooda la ropa empapada y con un olor a vómito que tira pa atrás. Y, que casualidad hoy no vuelves a casa hasta la noche... que guayyyy!!!

Estas cosas también deberían estar en el manual de instrucciones, ¿ o no?, quizas es uno de los momentos mágicos de ser mama, jajajaja.

Pues el tema no acaba cuando el bebé es más mayor, la cosa va a más, os lo advierto.
Cuando el alimento es sólido puedes acabar con papilla hasta en la ropa interior. Cuando les quitamos el pañal y los tenemos en brazos... bueno ya os lo imaginais ¿ no?.

Y si eres una mamá de las que juegan con sus hijos en el parque cuando se tiran en el suelo.... en fin...
Una vez, cuando me tiré al suelo bajo el castillo de un parque acabé con la puntera de las botas como cuando tenía 6 años.
Pero es lo que hay, por que si tienes que llevar: los trastos del bebé, el bolso, una muda para el mayor por si vomita en el coche y una muda para ti zapatos incluidos. El bolso tendría que ser una maleta troley con adaptador para carrito.

Así que mamis aprovechad esos momentos mágicos que molan un montón, te brindan la oportunidad de tener una anecdota que contar al final del día.

See you later. Babbupi's Mum.

5 comentarios:

  1. Tienes toda la razón! Yo siempre llevo el bolso-cambiador con el kit de primera necesidad pero para mí, nada de nada. En mas de una ocasión he ido con el lamparón por la calle aunque como es del peque como que te da lo mismo. Quien me ha visto y quien ve!
    Acabo de conocerte a través del Ranking de Madresfera.
    Saludos
    http://preparandolallegadadelbebe.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Cuando llegan los peques ya pasan a ser lo principal y ya nos da igual aunque vayamos llenas de lamparones.
    Ahora mismo visito tu blog y me suscribo, huapa. Un besete :-)

    ResponderEliminar
  3. Ay, cuanta razón tienes!. Yo directamente con tanto preparativo me olvido de mi misma. Alguna que otra vez he salido hasta sin peinarme y cuando me he visto en el espejo del ascensor casi me caigo para atrás jajajaja. Para nosotras ellos son lo primero ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Yo he llegado a irme al cole con un zapato de cada color, y tengo pruebas graficas, jijiji.
    Q estamos mas pa alla q pa acá ;-))

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo, pero como tuvieramos q salir con una muda para nosotras tambien, necesitariamos una maleta, pq si sales con el niño al parque ya parece q t vas de casa un fin de semana, como para ir cargando con mas, je je

    ResponderEliminar

¡Deja tu comentario!