martes, mayo 1

En la calle con el culo al viento.

Y yo que creía que habiamos evolucionado desde el: " cuando seas padre comerás huevo" ; y desde el: " la mujer en casa y con la pata quebrá". Me encuentro con una realidad muy diferente.
Al convertirme en mami tambien me he convertido en observadora del entorno que nos afecta. Y estoy indignada no, lo siguiente por que veo cosas que pueden parecer una nimiedad para algunos pero que a los papas / hijos nos afecta sobremanera.
Aquí un breve, pero no por ello menos importante, ejemplo.

Ahora con los peques la hora de comer se ha convertido en sagrada, por que si no la respetas ya sabes que el resto del día se te desestructurará. Con lo cual, si esas horas te pillan fuera de casa tendras que comer en un bar, restaurante, tasca o similar que te venga a mano, o correr  como un poseso para llegar a casa lo antes posible ( pero en esta segunda opción te aventuras que ocurra lo antedicho).

De modo que, con los peques, como vamos por los parques del mundo como si no existiera un mañana, comemos muchas veces fuera de casa.
Y claro, después de comer comienza la operación cambio de pañal.  Te armas con la artilleria pesada, bajo un brazo pañal y toallitas y bajo el otro al bebé; pero al llegar al baño....... Oh!!!, sorpresa, no hay cambiador. ¿ Como?, no es posible, si estás en un restaurante enfocado a niños. No, no puede ser, no puede ser.
Sales del baño, buscas una puerta secreta que se te hubiese podido pasar por alto donde ponga: cambio de pañal, sala de lactancia o algo parecido. Pero no, no ves nada te restriegas los ojos, no es posible. Pero si, si lo es.

Entonces tienes cuatro opciones: 

1ª opción:Lo cambias sobre tu regazo sentada sobre la taza del vater con la consabida lucha que esto conlleva.
2ª opción: Entras con el carrito en el baño, si es que acaso cabe, cosa que no suele ocurrir.
3º opción: Lo cambias en el carrito, mientras la brisa le sopla el el culete, en plena calle. ( opción muy usada cuando nos quedamos en el parque al salir del cole ;-P), o en el coche de mala manera.
4ª opción: Lo cambias cuando llegues a casa a riesgo de que una vez allí ya se le haya caído el culo a cachos.

En raras ocasiones  hay cambiadores en los servicios públicos, pero ¿ por que solo en los de señoras?.

El fin de semana pasado cuando salimos se volvió a repetir el tema, como tantan otras veces, pero con una extrañeza del espacio exterior poco entendible por el terrestre de a pie, ya que en este planeta raramente se da el caso. 
El cambiador estaba en el servicio ¡ de caballeroooooss!!!! ( sospechoso). ¿ Será que "las mujeres podremos ir saliendo de la cocina y los hijos podrán empezar a comer huevos"? A mi me extraña, será que los albañiles que hicieron los baños o se equivocaron de ubicación o el albañil era una madre. 

¿No sería más lógico poner un cambiador en cada baño para que cualquiera de los dos pudiese cambiar al bebé? O una zona común donde pueda entrar a cambiar al niño la mama o el papa. Que los bebés también tienen derecho a cambiar su pañal dignamente.
Vamos, digo yo....

See you later, Babbupi's mumm.


3 comentarios:

  1. Ya estoy por aquí!!!!!
    Como siempre es una delicia leerte
    Te sigo Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa, gracias por dejarme un comentario.
      Ayy, que bien cuando te leen y te contestan, es un gustazo.
      Sabes esos cartelitos de "este blog se alimenta de tus comentarios"?, pues eso, que a mi me da un subidón leerlos que para que.
      Gracias.
      Nos leemos.

      Eliminar
  2. Eso es un problema muy habitual.. aquí a menos que estés en un centro comercial olvídate de encontrar un cambiador.Pero como comentas es curioso que esté en el baño de hombres, normalmente todas esas cositas se quedan en nuestro lado jiji

    ResponderEliminar

¡Deja tu comentario!