domingo, mayo 27

El rey destronado.

Al rey destronado le encantan los bebés, todos los bebés menos uno.
Uno que ha hecho de su trocito de cielo un campo de batalla.
Un campo de batalla en el que lucha cada día para ganar un poco más de territorio.

Al rey destronado le gustaría volver al trono, pero ya no sabe, pero ya no quiere.
Hay un ser pequeño que le asusta, pero que a la vez adora.

El rey destronado no sabe como afrontar ese sentimiento tan extraño.

El rey destronado maduró 20 años el día que el pequeño príncipe entró por la puerta; y de nuevo reverdeció  20 años por que, de repente, todas aquellas palabras que conocía no le ayudaban a expresar lo que estaba sintiendo.

El rey destronado no sabe donde está su espacio y lo siente mengüar, y con cada enfado suyo y con cada mala respuesta, se va alejando.

Necesito un trono grande, donde quepamos todos. Donde todos sepamos hablar y escuchar. Donde todos nos entendamos.

Necesito volver a ensalzar al rey destronado para que recupere su lugar y sepa que siempre será suyo.

Necesito ver sonreir siempre a mi pequeño y travieso Rey destronado.



11 comentarios:

  1. Preciosa la forma en que lo has expresado. viendo la imagen yo también quisiera ver feliz y sonriente a ese rey destronado. Estoy segura de que poco a poco volverá a adquirir esa confianza con ayuda de su mami que lo quiere muchísimo. Besos

    ResponderEliminar
  2. qué duro debe ser para un niño intentar compartir y ver que ya no eres el único. Es difícil pero no imposible, a veces sufrimos más los adultos en verlos que ellos. Poco a poco volverá la calma, y con mucho cariño y equilibrando la balanza el rey volverá a sonreir. besos y ánimos!

    ResponderEliminar
  3. Es muy duro para el, mas que para nosotros sin duda. Nosotros sabemos lo mucho que le queremos, el tiene incertidumbre. Por que hay otro que nos hace sonreir, que duerme a nuestro lado....
    En la foto, no le había pasado nada, ni le había reñido nadie. Simplemente se sentó con esa carita de pena en donde me di cuenta lo mucho que duele.

    ResponderEliminar
  4. Pobre! Seguro que se adaptará pronto a esta nueva situación en la que hay dos tronos y no sólo uno. A mi sobrina de casi 3 años le ha pasado lo mismo cuando hace 2 meses apareció su hermanito y todavía lo está asimilando.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Tengo ganas de que llegue el día de ver dos grandes tronos de reyes de la casa, juntos, por igual, cada uno con su gran corona. Espero que pase pronto esa etapa interior. En nuestros corazones es un gran gran rey y le adoramos.

    ResponderEliminar
  6. Pobre es duro para ellos pero al final lo acabará entendiendo y lo sabrá llevar.
    Yo tb fuí destronada y aunque imagino que en su día me pasaría lo mismo, ahora no lo recuerdo como nada traumático, es mas, adoro a mi hermana.
    No sufras, que seguro que en breve vuelve a ser el rey y reinará en conjunto compartiendo trono con el pequeño rey.

    ResponderEliminar
  7. Ay pobre =( q cara...pero lo expresas muy bien, muy oportunas tus palabras. Aunque tb creo que acabará por entender los cambios que ha sufridu su vida.

    ResponderEliminar
  8. Precioso como lo has enfocado, y que verdad...
    Gracias por unirte ;)

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado como has planteado el tema!!! Ay pobres esos príncipes destronados. Aunque poco a poco verán que su trono es tan grande que cabe más de uno!!! Besos y feliz seman!!!

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado mucho cómo lo has expresado, de una forma preciosa. Pobrecito, cómo sufren. Espero que pronto supere sus celos y comprenda que nadie le ha quitado el trono, sino que han construido otro para su hermanito.Besos!

    ResponderEliminar
  11. Que manera tan sincera de hacernos sentir lo que sienten nuestros pequeños. Precioso post!

    ResponderEliminar

¡Deja tu comentario!