viernes, febrero 26

Por su expresión le comprenderás.

Para no vulnerar la imagen de los niños, en vez de poner sus rostros; y como lo prometido es deuda, a continuación os expongo un artículo donde encontraréis la descripción detallada de las expresiones. Ya no solo las del llanto sino alguna más.

Para no hacer un blog excesivamente soporífero simplemente os pongo el articulo y si os apetece hacéis algún comentario al respecto.

Mañana dedicaré el día a los nenes un poco mayores.

See you later. Babbupi´s Mumm.

Los principales rasgos distintivos de los signos faciales rápidos implicados en la expresión de las emociones los encontraremos en los cambios que aparecen en los ojos, cejas, nariz, mejillas, boca, labios y barbilla.

- El dolor: Es una de las expresiones faciales más definidas y uniformes. Podemos identificar un rostro de dolor en un bebé por la siguiente configuración:

- Desciende y junta las cejas.
- Eleva las mejillas y reduce la apertura de los párpados.
- Estira los párpados.
- Cierra los ojos.
- Frunce o arruga la nariz.
- Alarga la comisura de los labios.
- Desciende la mandíbula y abre la boca.

- La alegría: Es una de las emociones más fáciles de reconocer:

- Eleva las mejillas y reduce la abertura de los párpados.
- Desplaza la comisura de los labios hacia atrás y arriba.
- Separa los labios.
- Desplaza el labio inferior hacia abajo.
- La mandíbula se cae.

- La ira:

- Eleva la parte posterior de las cejas.
- Desciende y contrae las cejas.
- Eleva el párpado inferior y reduce la abertura palpebral (de los párpados).
- Eleva la barbilla.
- Los labios se encuentran tensos, juntos y apretados.
- Mandíbula caída.

- El miedo:

- Eleva la parte interior de las cejas y desciende la exterior, contrayéndolas.
- Eleva el párpado superior.
- Alarga la comisura de los labios.
- Separa los labios.
- Mandíbula caída.

- La tristeza:

- Elevación de la parte interior de las cejas y descenso de las mismas formando un triángulo.
- Descenso de la comisura de los labios, que incluso pueden estar temblorosos.
- Eleva la barbilla.
- Mandíbula caída.

- La sorpresa:

- Elevación de la parte interior de las cejas y de la parte exterior.
- Elevación del párpado superior.
- Mandíbula caída.
- Descenso de la mandíbula y abertura de la boca.

- El asco:

- Elevación de las mejillas y reducción acentuada de la abertura palpebral.
- Nariz fruncida y arrugada.
- Elevación de la barbilla.

Tipos de llanto

El llanto del bebé es la primera herramienta de comunicación desde el nacimiento que implica vocalizaciones características, expresiones faciales y movimientos de los miembros. Se interpreta habitualmente como una señal de malestar por parte de los cuidadores, quienes buscan la causa para acabar con el problema.

El llanto es un signo, una señal y un síntoma que puede ser evaluado en sus múltiples componentes: frecuencia, duración, ritmo, intensidad y tono. Se han identificado seis tipos de llanto: dolor, hambre, cólico, incomodidad, aburrimiento y distress emocional. Cada una de estas formas de llanto posee unos parámetros acústicos:

- El llanto causado por el dolor es de muy corta duración, fuerte y de alto tono con una leve apnea, una pausa durante la cual el niño no respira. Los ojos suelen estar cerrados durante la mayor parte del llanto; se produce una considerable tensión en la zona ocular, lo que provoca un marcado entrecejo. La boca suele abrirse en relación directa con la intensidad de la estimulación. El llanto suele perdurar mientras la sensación de dolor está presente y va desapareciendo conforme se reduce el dolor.

- El llanto de hambre se produce frecuentemente a rachas breves, continuas e insistentes, posee un tono medio.

- Los cólicos presentan un llanto muy persistente a pesar de las estrategias que se realicen para calmarlo.

- El aburrimiento se expresa con llantos a ráfagas.

- El distress emocional se expresa a través de una gran variedad de formas de llanto menos específicas asociadas a cada una de las respuestas emocionales del bebé (miedo, ira, asco, etc.).

- El llanto en la ira: Los bebés reaccionan llorando cuando se les provoca el enfado. El llanto suele comenzar con poca intensidad, como protestando, y se va incrementando hasta alcanzar los niveles máximos a los pocos segundos. Los ojos suelen estar abiertos, pero no fija la mirada en una persona. La boca suele abrirse menos que en otros tipos de llanto y puede cesar bruscamente cuando desaparece la situación que le había provocado el enfado. El entrecejo suele estar fruncido.

- El miedo: La expresión del miedo por parte de los bebés aparece unos segundos después de la aparición de un estímulo intenso (por ejemplo, un ruido). En primer lugar aparece un reflejo muscular, seguido de un incremento de la tensión facial, especialmente de la boca. Si la tensión se incrementa, llega un momento en el que se produce la explosión del llanto, con gran intensidad desde el principio. Los niños más pequeños mantienen los ojos cerrados por más tiempo y no suelen aparecer movimientos de escape (retroceder, etc.). Los mayores de ocho meses suelen retirar la cabeza y ejecutar respuestas de escape. En todos los casos, el llanto puede detenerse y volver a surgir a los pocos segundos. Después de calmarle suelen aparecer sollozos, respiración entrecortada e incluso hipo. Suele durar más tiempo que el llanto provocado por la ira. Los ojos se encuentran semicerrados, el entrecejo fruncido y la boca abierta. Busca con la mirada a su cuidador para que le calme.

FUENTE: Guía de la expresión del bebé, elaborada por D. Enrique García-Fernández, el Dr. Francisco Martínez Sánchez y el Dr. Mariano Chóliz en colaboración con el Instituto del Bebé Nuk.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario!